Las altas temperaturas de los meses de verano, pueden llegar a ser muy molestas para todos, pero más para las embarazadas. Los embarazos en verano, sobre todo, aquellos que se encuentran en los últimos trimestres de su gestación, donde su barriguita a alcanzado un tamaño mayor y realizar determinadas actividades que antes eran comunes en su vida cotidiana; ahora se han hecho complejas. Las embarazadas perciben y se sienten más las molestias de estos meses.

El calor en esta época veraniega, se siente con más intensidad en las embarazadas, ya que su temperatura corporal aumenta por el propio cambio metabólico que posee y se aprecia como en dos grados más.

Sin embargo, este clima tiene sus ventajas para las embarazadas

Embarazadas en el verano, cuáles son estas ventajas

embarazo verano

  • El calor aumenta los deseos de determinados alimentos que, para la futura madre y su bebé, son muy sanos y equilibrados, ayudándola a mantener un peso correcto, a sentirse menos hinchada y a mejorar la evacuación del estómago, el cual, por el crecimiento del útero, ha alcanzado, al igual que el resto de los órganos abdominales otras posiciones dentro del abdomen. Estos alimentos más recomendados son frutas y vegetales. 
  • Por lo general, se ingiere más líquido, permitiendo que la embarazada esté mejor hidratada. Una adecuada hidratación mantiene en equilibrio el medio interno del cuerpo y por ello hay un mejor control de la volemia (evitando la anemia), control de la tensión arterial (evitando la hipertensión en el embarazo y sus complicaciones como la pre eclampsia- eclampsia), entre otras alteraciones. 

 

Consejos útiles para un embarazo en verano

  • Usa ropa fresca, de tejidos naturales y un calzado adecuado. Las camisetas y vestidos anchos, te mantendrán cómoda y sin irritación de la piel producto del sudor; el calzado debe de ser ancho y bajo, pues con los pies inflamados, es lo más recomendado. 
  • Disfruta de la natación; preferiblemente en la playa, pero en un lugar tranquilo, sin oleaje y en un horario donde el sol no esté fuerte. 
  • Con el embarazo en verano, la embarazada tiene que protegerse de los rayos del sol en las horas más intensas; sobre todo entre las 11:00 am y las 3:00 pm usando sombrillas; protectores solares y sombreros o gorras según te sea más cómodo. 
  • Lava bien tus manos, los alimentos que consumes crudos y toma precaución con la elaboración de tus comidas. En el verano, las comidas se descomponen y se fermenta con mayor facilidad; por lo que es necesario que evites alimentos en mal estado que te puedan provocar, náuseas, vómitos y enfermedades diarreicas agudas. 
  • Con el embarazo en verano, la embarazada tiene que alimentarse adecuadamente. Evita la sal, las pastas, harinas y comidas calientes. Realiza un desayuno completo, energizante y reforzado con frutas frescas como melón, piña, manzana, naranja; lácteos y cereales; ya que es la primera comida del día y en buena medida te va a ayudar a combatir el cansancio a lo largo de la jornada.  
  • Cuando te sientes muy cansada, es preferible que duermas. Tomar una siesta en un lugar fresco y tranquilo, te relaja y evita el estrés que también puede repercutir en el bienestar de tú bebé. 
  • Toma duchas de agua fresca, lava tu cabello y cuida de tu higiene personal; recuerda que, en los meses de verano, aumenta el riesgo de padecer enfermedades irritativas de la piel. 
  • Pídele a tú pareja que te de un masaje en las zonas que sientas más tensa o contrata a un especialista en masajes para gestantes, veras que experiencia más placentera resulta de esto. 

 

  • Con el embarazo en verano, la embarazada tiene que estar hidratada. Si vas a salir lleva contigo una botella de agua o de jugos naturales. Se recomienda ingerir en este tiempo entre 3 y 5 litros de líquidos diariamente. Recuerda que una de las cosas que debes de prevenir, son las infecciones del sistema renal y una de las mejores formas de hacerlo, es ingiriendo abundante agua. 
  • Realiza ejercicios respiratorios y de meditación, esto ayuda a disminuir las tensiones por el calor. 
  • No nades en lugares con agua estancada como piscinas, no bucees ni practiques deportes acuáticos como el surf. Ten siempre la precaución de no recibir estímulos fuertes que te agiten y puedan provocar males mayores para ti y tú bebé. 
  • Con el embarazo en verano, la embarazada debe de conseguir un pasatiempo. Busca formas de mantenerte concentrada en lo que haces y no en el calor que hay; como leer un libro, escuchar música, ver una película. Todo esto no solo te favorece a ti, sino que también influye de forma positiva en tu bebito. 
  • Si vives cerca de la playa, aprovecha del mar y da paseos por la orilla, sobre todo en el horario de la tarde (con el ocaso); de esta manera ayudas en tu circulación y te relajas.  
  • Ten la precaución de no andar descalza por el piso frio o de tomar jugos cítricos, por ejemplo “limonada”, si tienes la tensión arterial baja. Por lo general, la mayoría de las gestantes, cursan su embarazo con presiones entre 90/60 mmHg relativamente. Realizar las acciones antes mencionadas, provoca que disminuya más su tensión y se va a sentir, decaída, molesta, e incluso hasta con cefalea.  

 

Disfruta del embarazo en verano

Embarazada, recuerda que, en esta etapa de tu vida, ya no puedes pensar solo en ti. La salud, protección y el bienestar de tú bebé están en tus manos. Por eso es necesario que cuentes con adecuados “seguros médicos” e incluso con un “comparador de seguros médicos” que te de seguridad, de que recibirás la atención especializada cuando lo necesites de manera rápida y eficaz.

Si estas embarazada en verano, con estos consejos podrás disfrutarlo más y mejor.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here