Los orígenes de la Homeopatía general se pueden remontar a los finales del siglo XVIII, a través de las investigaciones del médico germano Samuel Hahnemann. Su vida transcurrió hasta el siglo XIX, durante la que realizó múltiples descubrimientos médicos y anunció su gran teoría de “la ley de similitud”. Es en este método en el que encontramos la base absoluta de su método terapéutico.

Qué es homeopatía general

Se considera la Homeopatía general como una terapia holística, basada en la “ley de los semejantes”. Según estos preceptos, lo semejante cura a lo semejante. Pero, ¿qué quería decir este médico alemán con esta afirmación? La explicación es que una sustancia o un compuesto que induce unos síntomas determinados en un organismo sano, sanará estos mismos episodios sintomatológicos en uno enfermo, aplicado en pequeñas cantidades.

De esta forma, los homeópatas utilizan múltiples referencias de diversos compendios médicos, llamadas repertorios, para elaborar cada tratamiento. Cada remedio homeopático está basado en la sintomatología de cada paciente, física y psicológicamente; por ello su consideración holística, es decir, es una técnica transversal, que considera la historia médica y la propia vida de cada persona. Así, las recomendaciones homeopáticas constarán de un estudio exhaustivo y personal para cada individuo, buscando siempre remedio ideal.

Tratamiento homeopatía general

homeopatia

Para entender bien el tratamiento homeopático, se debe conocer con anterioridad el proceso de dilución a la que se someten sus componentes. Este método refleja la potencia de sus remedios según el número de diluciones que se producen; podemos contemplar que serán más potentes cuento más diluidos se encuentren.

Esta potencia se identifica con un número, que significará una dilución mayor cuanto más grande sea dicho número. También significará que, a mayor número de diluciones, mayor potencia, y mayor efecto. En este sentido, los efectos son contradictorios con la medicina convencional, en la que un medicamento será más efectivo cuanta más cantidad de principio activo se encuentre presente. Este proceso de dilución se denomina potenciación.

Dilución y dinamización: conceptos

Podemos definir la dilución como la desconcentración repetitiva de cada sustancia activa. Este extremo se consigue aplicando progresivas y constantes disoluciones de los elementos en agua o alcohol. Por lo tanto, se repetirá este proceso cuanto sea necesario, hasta que el o los activos no sean perceptibles, y quede reflejado tan solo una parte infinitesimal del compuesto elegido.

En cuanto a la dinamización, no es más que la agitación con fuerza de la disolución, y se realizará tras cada desconcentración practicada.

Dentro de esta terapia, los expertos nos exponen que las distintas diluciones corresponden a distintas dolencias, mentales o físicas. De esta manera, las diluciones más bajas afectarán en mayor medida al organismo y la fisiología. Por otro lado, las más altas se relacionarán más activamente con el plano emocional.

Medicamento homeopático

Como ya se conoce, las recurrentes diluciones de la sustancia original hacen que esta quede presente en una cantidad infinitesimal. Procedentes de animales, vegetales o químicos, los medicamentos homeopáticos siguen el mismo proceso determinado anteriormente para su elaboración. Lo más importante es la prescripción individual de cada remedio.

De esta manera, se considera que la homeopatía no introduce elementos agresivos, ya que sus efectos se suavizan con las diluciones. Más bien sirven como potenciación selectiva de la acción del organismo para que combata la causa que generó un desequilibrio.

Fundamentalmente, este método se basa en 25 policrestos y 36 semi-policrestos. Los primeros tienen una acción muy amplia y profunda, es decir, combaten muchos síntomas de diferentes localizaciones. Por su parte, los segundos no son tan generales, pero también consiguen la misma efectividad. Hay que subrayar que el listado de sustancias varía y no hay consenso absoluto en cuanto a la cantidad de compuestos que forman parte de aquel.

Para recomendar un medicamento de este tipo, los expertos tendrán en cuenta todos los síntomas particulares de cada enfermo. De hecho, la misma enfermedad puede presentarse de manera distinta en cada individuo, y es esta diferenciación lo que tendrá en cuenta el homeópata para sus prescripciones. Al respecto, se tendrá en cuenta la historia clínica, lo más detallada posible, y las pruebas ineludibles para diagnosticar con precisión toda la sintomatología.

Para terminar, el medicamento homeopático se puede utilizar como medida única o complementariamente a medicina convencional o alopática.

Ventajas de la homeopatía general

- Son compuestos inocuos, por lo que no tiene efectos secundarios ni interacciones con otros fármacos o sustancias naturales.

- Pueden ser utilizados por los sectores más sensibles, como niños, ancianos, embarazadas y lactantes.

- El homeópata especialista estudiará el caso individualmente y buscará un remedio que solucione la mayoría o la totalidad de los problemas de salud.

- Aunque no reciben subvención pública, su precio es muy asequible.

Como conclusión, la Homeopatía general se basa en la curación a través de la sustancia que ha provocado la enfermedad o el desequilibrio; por tanto, a través del suministro de este remedio podemos conseguir la eliminación de los síntomas y patologías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here