IMPORTANCIA DE EJERCITAR LA MEMORIA

LA IMPORTANCIA DE EJERCITAR LA MEMORIA

Hay muchas ocasiones en las que puede sobrevenir la necesidad de saber cómo ejercitar la memoria. Los olvidos diarios como dónde se aparcó el coche, un número de teléfono familiar o una tarea cotidiana, a veces, pueden causar temor. También es habitual que con la edad se vaya volviendo más complicado recordar para el cerebro, sobre todo los acontecimientos recientes. La pérdida neuronal provoca la dificultad para crear nuevos recuerdos. De ahí que los mayores recuerden lo que pasó hace años y les cueste acorarse de lo más cercano en el tiempo. 

Sea como fuere, las necesidades mentales también son diferentes. Niños, adultos y ancianos pueden conocer cómo podemos ejercitar la memoria con éxito. De esta manera, hay que diferenciar cada metodología según la edad y las necesidades personales. 

Por tanto, se puede afirmar que el cerebro se puede entrenar para conseguir mejores prestaciones. Para estudiar, ser más efectivo en el trabajo o evitar enfermedades degenerativas, es importante conocer cómo ejercitar la mente para tener buena memoria. 

Cómo ejercitar la memoria: acciones cotidianas 

  • Adoptar rutinas y hábitos fáciles de seguir. 
  • Tomarse el tiempo que se necesite para hacer las tareas y no sentirse apurado ni permitir que otros lo apresuren. 
  • Reducir el alcohol y nicotina que se consuma y eliminar las drogas. 
  • Mantenerse físicamente con actividad, unos treinta minutos como mínimo. 
  • Favorecer y consumir una alimentación variada y saludable. 
  • Tener calendarios y relojes a la mano y cercanos. 
  • Intentar colocar en la casa cartera, llaves, gafas y otros artículos importantes siempre en el mismo sitio. 
  • Escribir listas y marcar lo que se haga. 
  • Utilizar agendas o calendarios para apuntar citas o actividades. 

 

Cómo ejercitar la mente para tener buena memoria 

Mantener la mente activa para adultos 

  • Leer con asiduidad y mantener cerca un diccionario. 
  • Participar en acciones placenteras que estimulen el intelecto; pueden ser diferentes juegos, crucigramas o sudokus. Estas actividades activan las conexiones de las neuronas, lo que retarda el envejecimiento nervioso. 
  • Si se vive solo, se debe hablar con amigos, vecinos y familiares. 
  • Se puede optar por jugar a alguna aplicación desarrollada para desafiar la mente. 

 

Estimular los recuerdos en los niños 

  • Un modo eficaz y sencillo es hacerle participar en la confección de la lista de la compra y acudir al supermercado para que vaya recogiendo artículos. También es interesante que colabore al confeccionar el menú semanal y en las preparaciones fáciles de distintas comidas. Por ejemplo, incitar a que traiga dos o tres ingredientes, o coloque algunos productos de los que se han adquirido. 
  • Incentivar al niño a poner o recoger la mesa, preparar el desayuno o la merienda y que ayude a cualquier otra actividad en la casa también es un buen ejercicio. Por supuesto, la decisión de la ropa que vaya a ponerse, preparar el baño con todo lo que vaya a utilizar o preparar la mochila del cole son otras buenas opciones. 
  • A medida que vaya adquiriendo lucidez, puede encargarse, bajo la supervisión adulta, de coger el teléfono y anotar los recados. 
  • Otra situación que se puede aprovechar es pedirle que relate paso a paso sus tareas diarias, como lo que ha hecho en el colegio. 

 

Cómo ejercitar la memoria a largo plazo 

  • La mejor manera es mantener la materia gris activa, sin dejar de leer ni perder la curiosidad. 
  • Es interesante utilizar diferentes juegos, tanto en solitario como acompañado, como las cartas, dominós o solitarios. El ajedrez también es un entretenimiento de razonamiento que ayuda a entrenar la memoria. 
  • También se pueden aprender diferentes coreografías, como de aeróbic o zumba, y realizarlas posteriormente. Es el ejercicio ideal, ya que, además, mantendrá la forma física. Si el baile no apasiona, se puede optar por un circuito de gimnasia más general. 
  • En el caso de ser estudiante, las pautas son muy parecidas, añadiendo a su vez diferentes apps móviles que pueden aportar diversión y relax. El ejercicio físico habitual y una dieta sana son otros aspectos muy considerables. Relacionar la temática que se estudia con otras escenas cotidianas también es un buen consejo a seguir. 

 

Cómo ejercitar la mente y la memoria 

Hay diferentes prácticas aconsejables para ello, como pueden ser visitar lugares nuevos, no dejar de estudiar y escuchar música frecuentemente. 

Aprender un nuevo idioma posee doble aportación, la comunicativa y la semántica. Ambas cooperan para proteger del deterioro nervioso y neuronal. Realizar nuevas actividades que reten el intelecto, así como el descanso necesario y de calidad son asimismo fundamentales. 

La práctica frecuente de la meditación puede contribuir a la retención de acontecimientos, ya que se fomenta la atención plena y la concentración. Las técnicas de respiración y relajación aportan mejoras psicológicas, reduciendo el estrés y la ansiedad. 

Finalmente, profesionales en los campos de la psicología o pedagogía también pueden aportarnos diferentes entrenamientos si necesitamos ayuda profesional. Es necesario conocer cómo ejercitar la memoria para evitar aturdimiento mental en el futuro y mantenerse activo. 

Si te preocupa tu memoria o agilidad mental y quieres consultarlo con un profesional, un seguro médico puede darte acceso a un cuadro médico con los mejores psicólogos y especialista. Entra en iSalud.com, el comparador de seguros médicos online, y encuentra un seguro de salud a tu medida. 

También te puede interesar...