Hay muchas personas que desconocen lo que es la reproducción asistida, en qué momentos puede utilizarse o qué dice la ley de reproduccion asistida hoy en día.

En la actualidad entre un 12 y un 15 % de las parejas que pretenden tener un hijo descubren que no son fértiles y necesitan recurrir a tecnicas de reproduccion asistida para conseguir el embarazo.

¿En que consiste la reproducción asistida?

Para saber en lo que consiste la reproducción asistida es necesario definirla con claridad, ya que hace referencia a una serie de procesos y técnicas que sustituyen el proceso natural de la reproducción.

Para realizar una fecundación artificial se debe prestar atención tanto al origen como al tipo de infertilidad. Conseguir salvaguardar las barreras naturales de estos procesos no es imposible y, para ello, existen varios tipos de reproducción asistida que se verán a continuación.

Diferentes tecnicas de reproduccion asistida

Estas técnicas surgen para conseguir que un embarazo desarrolle a un individuo sano. Las técnicas más comunes son la fecundación in vitro y la inseminación artificial, pero el avance de la ciencia permite que haya otras técnicas y que se mejoren los protocolos y los métodos de las existentes.

Para seleccionar entre estas técnicas hay que prestar atención al tipo de infertilidad que se padece y a la recomendación médica. Si tras varios intentos no se consigue un embarazo, lo ideal sería cambiar la técnica escogida

Inseminación artificial

Es el tratamiento más sencillo y natural. Se introducen los espermatozoides en el útero con el objetivo de que se produzca la fecundación, al igual que en un embarazo natural, en las trompas de Falopio.

También podría ser intrauterina, que consiste en estimular el ovario para inducir la ovulación, preparar el semen en el laboratorio e introducirlo con una cánula.

Esta técnica puede hacerse con semen de un donante o de la pareja y suelen recurrir a ella mujeres solteras, parejas heterosexuales o lesbianas.

Fecundación in vitro

Esta técnica de reproducción consiste en crear un embrión en el laboratorio para que se transfiera con posterioridad al útero de la mujer. Es mucho más compleja que la anterior y en función de cómo se realice la fecundación en el laboratorio se diferencian dos tipos:

– Convencional: se ponen en contacto un espermatozoide y un óvulo en una placa de cultivo para que se realice de forma natural la fecundación.

– ICI: se selecciona un espermatozoide y se introduce en el óvulo con ayuda de una aguja.

Tanto el semen como los óvulos utilizados pueden ser propios de la pareja o de un donante, en caso de no poder utilizar los suyos.

Existe otro método denominado ROPA que se utiliza para parejas lesbianas y consiste en el uso de los óvulos de un miembro de la pareja. La transferencia de los embriones se realiza posteriormente a la otra mujer.

Diagnóstico genético preimplantacional

Durante un tratamiento de fecundación in vitro se puede realizar un diagnóstico genético preimplantacional que consiste en extraer células del embrión para comprobar que no hay alteraciones cromosómicas o enfermedad genética alguna. De esta forma, los embriones transferidos serán genéticamente sanos.

Gestación subrogada

Esta gestación que se conoce de forma errónea como vientre de alquiler o maternidad subrogada es una técnica en la que una mujer accede a gestar el hijo de otra persona. Este tipo de gestación se utiliza en unos supuestos muy concretos:

– Parejas heterosexuales que no puedan tener un embarazo por fallo repetido de fecundación in vitro o por problemas uterinos.

– Mujeres lesbianas o solteras que no puedan desarrollar un embarazo por las mismas razones.

– Parejas homosexuales masculinas u hombres solteros que deseen un hijo biológico.

En España todavía no se contempla de forma legal esta técnica de reproducción, pero sí se puede acudir a otro país donde la ley lo permita.

¿Qué dice la ley al respecto?

Debido a los problemas reproductivos de gran parte de la sociedad, fue necesaria la regulación ética y moral de la técnicas de reproducción para que se pudieran ofrecer ciertas garantías a las personas implicadas. La legislación española en su Ley 14/2006 acerca de las técnicas de reproducción humana asistida ha supuesto un gran avance dentro del marco legal.

Algunos de los aspectos que trata la ley son que solo se puede aplicar si existe una probabilidad de éxito real sin riesgo para la paciente o su descendencia, que se ha de ser mayor de 18 años y tener garantías de que se acude de forma libre y expresa para ello.

No se contempla una edad máxima permitida, aunque se desaconseja a partir de los 50 años. La ley garantiza que se pueda acudir a este tratamiento independientemente de la orientación sexual o estado civil . En caso de estar casada se debe tener un consentimiento de la pareja.

Los nuevos modelos de familia alternativos al modelo tradicional hacen que toda la sociedad se replantee el concepto familiar, pero ahora ya sabes lo que es la reproducción asistida y cómo puedes acceder a ella.

Hay muchos seguros médicos que cubren los tratamientos y procesos de reproducción asistida. Si estás interesada en saber a qué tipo de tratamientos puedes acceder a través de un seguro de salud, en iSalud.com, el comparador de seguros médicos, estaremos encantados de ayudarte a descubrir y elegir la mejor opción para ti.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here