Una infección o un mero desequilibrio de la flora intestinal puede provocarte molestias que no desearías ni a tu peor enemigo. Y es que en la mayoría de los casos los síntomas del colon irritable en mujeres aparecen tras desajustes de este tipo. El colon irritable, para quien no lo sepa, es una enfermedad crónica que se caracteriza por un dolor abdominal agudo y por cambios del ritmo intestinal.  

El colon irritable afecta en mayor número a las mujeres que a los hombres. Aún no se ha descubierto la explicación científica a esto, pero son ellas las que padecen principalmente estos síntomas con sus consiguientes problemas. El Síndrome del Colon Irritable es una enfermedad complicada de entender. Te ayudamos a acercarte a ella.  

Síntomas del colon irritable en mujeres

Lo primordial para conocer más de cerca esta enfermedad es saber cuáles son los síntomas del colon irritable en mujeres. Uno de los principales, como se ha comentado con anterioridad, es el dolor abdominal. Seguro que a lo largo de tu vida has padecido más de un tipo de dolor abdominal y no por eso quiere decir que cualquier tipo de dolor abdominal suponga el colon irritable. No. Se trata de un dolor del abdomen inferior, de tipo cólico, que oprime bastante y que punza en la mayoría de las veces.

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

El dolor abdominal, uno de los síntomas del colon irritable en mujeres, se asocia generalmente con los deseos de defecar. Normalmente la persona que no sabe que padece de colon irritable asocia este dolor con la ingesta de algún alimento.  

Pero ese no es el único síntoma, pues también se suelen manifestar alteraciones en el ritmo intestinal. Estas alteraciones se producen como consecuencia del estreñimiento o la diarrea que viene asociado con el síndrome del colon irritable. Esta distensión abdominal dura todo el día y se asocia a un exceso de gases.  

También es frecuente padecer de náuseas, vómitos o ardor tras la ingesta de cualquier alimento.  

No obstante, existen casos en los que el diagnóstico podría llegar a confundirse con la endometriosis intestinal, pues comparten algunos de los síntomas. Un 15% de las mujeres premenopáusicas padecen este trastorno que se caracteriza por la aparición de tejido endometrial fuera de su lugar habitual, en este caso, en el intestino.  

Cómo diagnosticarlo

El diagnóstico y la visita al médico son fundamentales cuando se padecen síntomas asociados al colon irritable. En estos casos contar con un buen seguro de salud te sacará de más de un apuro, ya que conseguirás una asistencia sanitaria inmediata sin tener que depender de las listas de espera.

A la hora del diagnóstico, el profesional realizará una exploración física y pedirá alguna prueba complementaria para detectar que realmente se trata de un colon irritable. Entre las pruebas que suelen solicitar destacan análisis específicos de sangre, orina y heces e incluso estudios radiológicos del abdomen.  

Tratamiento para el colon irritable

Cuando te diagnostican colon irritable, lo primero que debes hacer es evitar aquellos alimentos y bebidas que empeoren los síntomas de esta enfermedad crónica. El tratamiento para el colon irritable contempla evitar el tabaco y los estimulantes como el café o el alcohol, así como el consumo de alimentos que suelen producir gases en exceso.  

En función de la intensidad de los síntomas, el médico determinará qué fármacos recetar para controlar el síntoma que más predomine. No obstante, el consumo de medicamentos suele ser una solución temporal y limitada en el tiempo hasta que se controle adecuadamente la enfermedad.  

A algunos pacientes también les sirve de ayuda recurrir a técnicas de relajación como el yoga o el pilates y asistir a alguna sesión de acupuntura que les ayude a sobrellevar mucho mejor los síntomas.  

Dieta para el estreñimiento 

Si uno de los síntomas del colon irritable que se padecen es el estreñimiento, lo que hay que hacer es seguir una dieta para el estreñimiento en la que deberá aumentarse la ingesta de fibra como frutas, verduras, cereales… En estos casos seguir una dieta mediterránea equilibrada, que contenga el aporte suficiente de pasta, cereales, carne, pescado, fruta y verdura es lo ideal.  

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here