¿Qué es el tomillo y para qué sirve?

El tomillo es una hierba aromática considerada planta medicinal de origen mediterráneo que pertenece a la familia de las "labiadas", al igual que el romero, la menta o la albahaca. Su uso más popular y ampliamente extendido se centra en la gastronomía, pero tiene una aplicación muy importante en el sector de los remedios naturales.

Esta planta destaca por sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, analgésicas y expectorantes, aunque también es diurética, carminativa y antifúngica.

Entre sus beneficios podemos destacar que es perfecta para aliviar los dolores de garganta y que, gracias a su aporte de flavonoides, se puede utilizar contra la bronquitis. De hecho, existen estudios que afirman que la combinación extraída de la esencia de sus hojas con la hiedra combate a corto plazo tanto la bronquitis como la tos.

Los flavonoides son los responsables de relajar los músculos que están involucrados con los síntomas de estas afecciones y minimizan la inflamación. Desde la antigüedad, esta planta es un complemento ideal para reducir las infecciones respiratorias y fortalecer el sistema inmunitario.

¿Cómo tomar el tomillo?

La planta seca se puede utilizar para preparar infusiones y la podemos combinar, si lo deseamos, con otras plantas. La forma de presentación suele ser tanto fresca como aromatizada, recién cosechada o para ahuyentar a los insectos. En función de cómo necesitemos utilizarla podemos prepararla de las siguientes maneras.

1. Decocción o infusión

Una cucharada rasa sopera de la planta seca por cada taza de agua. Llevamos esta a ebullición y realizamos la infusión entre uno y tres minutos. Posteriormente, la dejamos reposar y la filtramos. La decocción está muy concentrada, por lo que es perfecta para aplicarla en forma de lavado, baño parcial o para empapar compresas y utilizarlas de forma tópica.

Una decocción depurada se puede utilizar como gargarismos o colirios y una isotonizada para instilaciones o inhalaciones nasales. También se puede utilizar como loción para masajes en el cuero cabelludo y para lavar afecciones de la piel como quemaduras, urticarias, heridas o úlceras, entre otras.

2. Oleato

Si se realiza una infusión en aceite de oliva, se denomina oleato. Este se puede utilizar de forma externa en llagas, úlceras, heridas o quemaduras.

3. Alcohol de tomillo

Se maceran ramilletes de la planta en alcohol de 96 grados. Este lo podremos utilizar para friegas y masajes en zonas doloridas con tensiones musculares, reumatismos y lumbalgias.

4. Tintura

Se pueden utilizar entre 50 y 70 gotas diarias repartidas en tres dosis para diversos usos terapéuticos. Es recomendable mezclarlo siempre con agua o zumos de frutas.

5. Extracto líquido

Como extracto líquido y tónico se puede emplear en casos de debilidad o astenia. Eso sí, no debemos superar el consumo de 30 o 40 gotas diarias repartidas en tres dosis.

6. Aceite esencial

Se puede emplear como tónico digestivo o como aceite esencial en gotas o cápsulas. Además, se puede incorporar a distintos champús, cremas, pomadas, geles, dentífricos o linimentos que adquiramos en establecimientos especializados.

¿Cómo preparar tomillo para combatir la bronquitis?

La bronquitis es una de las enfermedades respiratorias que se desencadenan cuando se inflaman los tubos bronquiales y acumulan moco. Esta inflamación puede ser crónica o aguda, pero, en cualquier caso, debe tener un tratamiento adecuado. Entre los primeros síntomas aparecen tos seca, congestión nasal, dificultad para respirar o malestar general junto con fiebre moderada, dolor de garganta y sensación de frío.

Debido a los antiinflamatorios y antioxidantes que componen el tomillo, esta planta es perfecta para mejorar la salud respiratoria y aumentar la sensación de alivio. A pesar de ello, es importante consultar con el médico antes de consumirla para conocer sus posibles efectos adversos, ya que puede estar contraindicada o interaccionar con algunos medicamentos.

En caso de que no tengamos ninguna restricción médica para su uso, aquí proponemos tres remedios naturales para aprovechar al máximo sus propiedades.

- Jarabe de tomillo

Es perfecto para combatir la bronquitis en niños, ya que su sabor no es desagradable. Contiene miel y eso facilita el consumo. Se puede consumir hasta cuatro veces diarias.

Necesitaremos 450 gramos de miel y una infusión de tomillo de 600 mililitros. Para prepararla, agregamos la miel en la infusión y mezclamos hasta su homogeneización. Posteriormente, la introducimos en un frasco de topacio para que la luz no altere sus propiedades.

El consumo debe ser de hasta cuatro dosis diarias de cinco mililitros o una cucharadita. Se debe conservar en nevera.

- Infusión de tomillo

Es una de las mejores formas en las que podemos aprovechar todas sus propiedades. Podemos consumir tres infusiones diarias y notaremos alivio y relajación en la garganta. Es recomendable beberla caliente para potenciar su efecto.

Necesitaremos quince gramos de tomillo y 250 mililitros de agua. Ponemos el agua a hervir y posteriormente incorporamos la planta. Dejamos reposar como máximo cinco minutos y servimos.

- Aceite de masaje

Podemos hacer un aceite de masaje para el pecho que ayudará a reducir la congestión. Los componentes del tomillo minimizarán las molestias causadas por los resfriados o bronquitis. Debe aplicarse con movimientos suaves y circulares.

Para su elaboración, necesitamos diez gotas de aceite de tomillo y 25 mililitros de aceite de almendras. Vertemos el aceite de almendras en un frasco y añadimos las gotas. Mezclamos hasta homogeneizar.

Colocamos en la palma de la mano unas gotitas y masajeamos con ellas el pecho. Podemos repetir el procedimiento hasta tres veces al día hasta que sanemos.

Conclusión

En definitiva, el tomillo es un complemento perfecto para reducir y paliar tanto los síntomas de la bronquitis, como la congestión, tos severa y otro tipo de molestias. No obstante, como cualquier producto natural debe tener una especial atención médica y farmacológica si se están tomando otra serie de medicamentos o se tienen distintos tipos de alergias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here