Para destapar la nariz cuando tengamos congestión nasal, existen varios métodos naturales que pueden ayudarnos a respirar mucho mejor. En este artículo puntualizaremos en qué consisten estos métodos para que te sirvan de guía y los puedas aplicar fácilmente.

¿Se puede despejar la nariz con sistemas naturales?

La congestión nasal sucede cuando los vasos sanguíneos que tenemos en la nariz se inflaman o cuando presentamos exceso de producción de moco. Estos factores son determinantes para que se nos produzcan tapones en la nariz y nos dificulte respirar, llegando a ser excesivamente molesto sobre todo cuando nos tumbamos para dormir.

El problema por resfriado desaparecerá al cabo de unos días, pero en casos más graves, como alergias respiratorias o sinusitis, es recomendable que acudamos al médico para que este pueda determinar el tipo de tratamiento que debe facilitarnos. Recomendamos valorar la idea de contratar un seguro de salud si existen problemas constantes de salud para obtener una atención eficiente y rápida.

Aunque existen descongestionantes nasales para aliviar los síntomas de los tapones en la nariz, nunca debemos utilizarlos por nuestra cuenta, sino solo bajo prescripción médica. Estos productos químicos pueden empeorar la congestión si los usamos con demasiada frecuencia, causándonos incluso un efecto rebote.

Sin embargo, para despejar la nariz existen fórmulas naturales que son totalmente inocuas y nos ayudarán a reducir las molestias ocasionadas por los tapones nasales.

Lavados nasales

Los lavados nasales removerán el exceso de moco y las secreciones de los senos paranasales para ayudarnos a descongestionar la nariz. Las soluciones con sal son idóneas para eliminar las bacterias que pueden obstruir la producción de secreción y, por ello, aconsejamos utilizar un dispositivo, de venta en farmacias o por Internet, para introducir el agua con sal por un orificio de la nariz y dejarlo salir por el otro. De esta forma, toda la mucosidad acumula se arrastrará por las vías respiratorias buscando la salida.

Si no disponemos de lavador, también podremos realizarlo con una jeringuilla y suero fisiológico al 0,9 %. Anotamos que este sistema puede causar una leve molestia y no es recomendable utilizarlo en niños. Para ellos, existen otros métodos más seguros y sencillos de utilizar.

Inhalaciones de vapor

La técnica de la inhalación es una de las más utilizadas desde hace muchos años porque puede ser utilizada tanto en niños como adultos y no provoca ninguna molestia. Nosotros aconsejamos utilizar eucalipto para preparar los vapores porque es un elemento natural descongestionante.

Los vapores ayudan a abrir las fosas nasales y a que las secreciones se hagan más fluidas para poder expulsarlas. Solo tendremos que colocar unas gotas de aceite de eucalipto en un recipiente con un poco de agua hirviendo y hacer inhalaciones de vapor durante cinco minutos. Mientras realizamos esta acción, deberemos colocarnos una toalla por encima de la cabeza para que el vapor se mantenga y no se pueda escapar.

Humidificadores

Los nuevos aparatos para humidificar nos permiten mantener nuestra vivienda con una humedad constante de forma muy sencilla. Esta humedad mantendrá nuestras vías respiratorias hidratadas y se irritarán menos, haciendo que nuestra congestión sea menos incómoda y facilitando la extracción de las secreciones mucosas.

Si no disponemos de aparatos específicos, podremos colocar un barreño de agua caliente en la habitación. También existe la posibilidad de abrir el grifo caliente de la ducha y respirar el vapor, pero el gasto de agua será elevado y debemos ser conscientes de su uso responsable.

Masajes para la nariz

Si queremos aliviar un poco la sensación de ahogo que producen los tapones nasales, podemos realizar ejercicios y masajes específicos por la zona de la nariz. Solo tendremos que hacer círculos en el área del entrecejo durante unos minutos.

Posteriormente, realizaremos el mismo movimiento en las alas de la nariz y en la zona que se encuentra entre la nariz y la boca. Después de estos masajes será conveniente que realicemos unos baños de vapor para liberar la mucosa.

Bebe agua

El agua es fundamental para que podamos expulsar la mucosa sin problemas y que mantengamos las secreciones mucho más fluidas. No te olvides de beber al menos 2 litros por día y si es verano incluso 3. También puedes incluir la ingesta de sopas, té o jugos naturales ricos en vitamina C, como naranjas, mandarinas, fresas o piña, para prevenir resfriados.

Cebolla para dormir

Este remedio es el típico que utilizaban antiguamente por sus grandes resultados y proponemos seguir haciéndolo a día de hoy. Solo tendremos que cortar una cebolla y colocarla en la mesilla de la habitación mientras dormimos. Avisamos que el olor no es muy agradable, pero su poder es altamente eficaz. Además, si tienes la nariz congestionada tampoco podrás percibir el olor como si no la tuvieras.

En conclusión, para destapar la nariz existen métodos naturales que nos ayudarán a descansar adecuadamente y a eliminar la mucosa acumulada que no nos permite respirar. Cualquiera de los que proponemos o la unión de varios serán ideales para obtener resultados satisfactorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here