Esto es lo que hay que hacer en caso de desmayo

Desmayos: Medidas a tomar y a descartar

Aunque un desmayo puede suponer un susto para quien lo padece y para quienes están a su alrededor, esta situación repentina y breve de pérdida del conocimiento puede afectar a cualquier tipo de persona y debemos estar preparados para enfrentarnos a ella con cierta calma y seguridad. Por ello, en este artículo te contamos brevemente qué hacer en caso de desmayo y qué no hacer. Toma nota.

El desmayo, que también se conoce a menudo como mareo o lipotimia, es normalmente una falta de riego cerebral que se puede ocasionar por diversos motivos, como deshidratación, atragantamiento, abuso de drogas o por alguna enfermedad de mayor envergadura. Por norma general, es conveniente llamar al servicio de emergencias, especialmente si quien lo sufre es una embarazada, un diabético, tiene problemas graves de salud o tiene más de 50 años. Si hay sangrado, convulsiones, ha perdido el control de esfínteres o no respira, también se debe llamar con urgencia al 112.

Antes de entrar a detallar qué hacer en caso de desmayo, conviene dar un par de indicaciones sobre qué hacer antes de que éste se produzca, pues a menudo esta pérdida de conocimiento nos avisa previamente con unos determinados síntomas: la vista se nubla, se nota un zumbido en los oídos o comienza un mareo más intenso de lo normal. En ese caso, estas son las medidas a tomar para poner la situación bajo control:

- Ayudar a la persona a tumbarse en el suelo, con cuidado y sin golpes ni movimientos bruscos. Debe situarse boca arriba y con los pies ligeramente más elevados que la cabeza, por ejemplo sobre uno o varios cojines.

- Aflojar cualquier prenda o complemento que pueda estar ejerciendo presión sobre la circulación sanguínea (corbata, cinturón, etc.) y despejar el entorno para que la      persona tenga acceso a aire fresco.

- Controlar las constantes vitales y la respiración de la persona.

Qué hacer en caso de desmayo ya consumado

En la mayoría de las ocasiones, en cambio, el desmayo nos sorprende y exige que actuemos con celeridad pero con calma al mismo tiempo. Esta es una batería de medidas que debes seguir:

- Si aún conserva cierto grado de atención, debes realizar varias preguntas para saber si se está produciendo un cambio de estado mental: “¿Cómo te llamas?”,  ¿”Cuántos años tienes?” o “¿Cómo se llaman tus padres/tus hijos?” son algunas preguntas que pueden ayudar en este sentido.

- Controla las vías respiratorias y el pulso del paciente para comprobar si las constantes vitales se mantienen.

○     Si la persona está consciente, sitúala en la posición antes detallada: boca arriba y con los pies ligeramente levantados.

○     Si la persona respira y está inconsciente, gira su cuerpo hacia ti y sitúa la pierna más alejada de tal forma que su rodilla y su cadera formen un ángulo recto.

○     Si la persona está inconsciente y no respira, se debe proceder a la reanimación cardiopulmonar.

- Si crees que sufre una lesión de columna grave, mantén a la persona en la posición en la que te la encontraste, salvo si se producen vómitos. En ese caso, y para evitar atragantamientos, gira el cuello y el cuerpo a la vez hacia un lado y búscale un apoyo.

- Si la víctima ha recobrado el conocimiento y el desmayo se ha producido como consecuencia de una bajada de azúcar, es recomendable suministrarle algún dulce o alguna bebida con azúcar, como zumo, para acelerar su recuperación.

Qué no hacer en caso de desmayo

En situaciones de desmayo, no solo es importante saber qué hacer, sino también qué no hacer. Tomar una decisión equivocada no solo puede ser ineficaz, sino también perjudicial para la víctima, agravando el problema u ocasionando otros daños de salud. Estas son algunas medidas que NO debes llevar a cabo:

- Si la persona está consciente:

○     No la abandones: no solo te necesita por los cuidados físicos que pudiera necesitar, sino también puedes ser un apoyo psicológico importante. Además, no hacerlo podría suponer un delito de omisión de socorro.

- Si la persona está inconsciente:

○     No suministres bebida o comida: no lo podrá ingerir de manera natural y solo puede ocasionar un atragantamiento para el que no es capaz de defenderse.

○     No coloques una almohada bajo la cabeza o, en todo caso, no sitúes el nivel de la cabeza a uno superior que el de los pies. Como se está produciendo una falta de riego cerebral, esto dificultaría aún más esa circulación hacia la cabeza.

 En cualquier caso, esta es una lista general de medidas a tomar y a descartar, pero si en el momento del desmayo hay especialistas o personal médico cerca, hay que dejarles trabajar y colaborar con ellos en lo que puedan necesitar. Por otro lado, si los desmayos dejan de ser una situación excepcional y su frecuencia aumenta, es conveniente acudir a un médico para realizar un chequeo médico a través de analíticas, pruebas cardiovasculares y otros tests para valorar debidamente la situación médica de la persona. Y, por supuesto, siempre es conveniente trabajar la prevención ya desde edades de juventud y madurez.

 Si quieres obtener más información acerca de los cuidados especiales con la salud en verano, entra en isalud.com , portal líder en España en asesoramiento de seguros médicos, donde encontrarás las noticias y consejos más adecuados para esta época del año.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.