¿Qué es la neumonía?

La neumonía o pulmonía como también se le conoce, son procesos inflamatorios agudos que afectan las zonas más distales del sistema respiratorio. Por lo que se considera una enfermedad respiratoria baja. De causa infecciosa o no infecciosa. Adquirida en la comunidad, que es la más común o en el hospital o nosocomial.

Su recuperación total, va a depender, de la edad del paciente, la respuesta de su sistema inmune antes y después de la enfermedad, el medio en que vive y se desarrolla. También las condiciones familiares socioeconómicas, el tratamiento de la neumonía adecuado y las enfermedades crónicas asociadas que pueda tener el enfermo. Ya que cada una de ellas influye a su manera, en la recuperación. Por lo que es de vital importancia que conozcas, cómo se contagia la neumonía, cuáles son sus características generales y los síntomas de la neumonía en adultos y niños.

Síntomas de la neumonía en adultos y niños

De manera general tanto para adultos como para los niños, los síntomas no tienen grandes diferencias. Se caracterizan fundamentalmente por la dificultad respiratoria que se inicia luego de un catarro común o gripe. Por lo que uno de sus síntomas iniciales es la tos que en un inicio puede ser seca y escasa, pero en la medida que va transcurriendo el cuadro clínico se modifican los síntomas y aumentan las complicaciones.

La tos con flemas mucupurulenta se hace casi constante, siendo más intensa en los horarios de la noche. Se acompaña de la toma del estado general del paciente, con escalofríos y fiebre alta.  Hay falta de aire, polipnea, demanda ventilatoria, signos de obstrucción nasal, molestias a nivel del tórax; sobre todo en el hemitórax afectado derecho o izquierdo a nivel de uno de sus costados “denominado dolor en punta de costado”.

Si se prolonga en el tiempo aparecen signos de agravamiento como hemoptisis (expectoración de sangre por la boca cuando tose), necesidad de ventilación asistida, disnea y decaimiento marcado, cianosis o coloración violácea peribucal por falta de oxigenación adecuada.

En los niños sobre todo los menores de 5 años, tosen intensamente, están muy decaídos, no quieren comer ni jugar. A penas pueden llorar, pueden llegar a ser cuadros de convulsión asociados sobre todo con las fiebres elevadas y a penas reacciona a los estímulos.

Destacarte que, si la padeces, es importante llevar un tratamiento de la neumonía adecuado y para ello es necesario contar con uno de los seguros médicos para la neumonía que existen en la actualidad, que te brinden la posibilidad de una atención médica especializada a tiempo y así recuperar tu salud. Nosotros podemos ayudarte, contáctanos y te orientaremos.

Principios generales del tratamiento de la neumonía

Para una recuperación más pronta de cualquier proceso respiratorio incluyendo una neumonía, se deben de tener en cuenta los siguientes cuidados en el hogar; que forman parte del tratamiento de la neumonía para niños y adultos.

  1. Establecer dentro del hogar una ventilación adecuada.
  2. Mantener al enfermo lejos de espacios cerrados, sitios con elevados signos de contaminación medioambiental. Lugares con altos índices de contaminantes del aire como el humo de las industrias, los escapes de los autos o peor, del cigarro.
  3. Crear un ambiente limpio, alejado del polvo y los fuertes olores.
  4. En los tiempos de otoño e invierno, mantén una temperatura adecuada y agradable dentro del hogar. Al mismo tiempo es necesario que te abrigues adecuadamente, usar ropa limpia y confortable, no usar perfumes si tienes síntomas respiratorios.
  5. Realizar fisioterapia respiratoria mediante determinados métodos fisioterapéuticos.
  6. Mantener una alimentación adecuada, rica en frutas y vegetales que aporten vitaminas; sobre todo, frutos cítricos como la naranja, limón, guayaba, piña, fresa etc. Que son ricos en vitamina C, un importante antioxidante.
  7. Toma abundante agua y otros líquidos. Como mínimo 2 litros en el día y en los días de calor intenso hasta 5 litros diarios. Esto le ayudará a expectorar mejor, mantendrá su cuerpo hidratado y le ayudará en la mecánica respiratoria.
  8. Apóyate en el uso de medicinas alternativas, remedios caseros y naturales, que le permitan ventilar mejor, expectorar, aliviar la demanda ventilatoria, la tos, la toma del estado general y otros síntomas. Ejemplo de ello lo son las infusiones y cocimientos de determinadas plantas como el aloe vera, el eucalipto, la cebolla, la hoja del algodón, la salvia, el orégano, la miel de abeja con el zumo de limón tibio, el romerillo y muchas más.

 

Tratamiento de la neumonía de índole farmacológico:

  • Si la neumonía es viral, no se administran antibióticos, estos solo se deben de indicar en pacientes desnutridos severos e inmunodeprimidos con proceso avanzado.
  • Para la selección del antibiótico se debe tener presente la edad del paciente, las enfermedades asociadas y cuando sea posible el resultado del cultivo realizado del esputo de las secreciones respiratorias, para ver el tipo de germen y a que medicamento no le hace resistencia (antibiograma).
  • En los niños el tratamiento de elección sería las penicilinas (como la cristalina, procaínica, fenoximetilpenicilina)
  • En el adulto el tratamiento se aplica de acuerdo con su estado:

 

  1. Si está en la casa y hay necesidad de ingreso hospitalario, se pueden emplear las penicilinas sintéticas por vía oral como la amoxicilina. También se pueden emplear otros antibióticos como las cefalosporinas (cefalexina) y aminoglucósidos; eritromicina.
  2. En los hospitalizados, además de la hidratación adecuada, la oxigenoterapia. Se indican penicilinas por vía intravenosa e intramuscular y otros antibióticos (clindamicina, trimetropim-sulfametoxazol, cefalosporinas y otros antibióticos de amplio espectro). Se deben emplear también fármacos para disminuir la fiebre, broncodilatadores, vitaminoterapia y en determinados casos antitusivos.
Cómo es el tratamiento de la neumonía
5 (100%) 1 voto[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here