En este post explicaremos qué es la anemia, los síntomas que produce, aprenderemos a detectarla y ofreceremos una serie de consejos y de infusiones naturales, saludables, beneficiosas y aptas para cualquier bolsillo. Además ahora se acerca el frío y estas infusiones calientes ayudarán a que el cuerpo entre en calor a la vez que vamos recargando energías.

¿Qué es la anemia?

Empecemos por ponerle nombre y apellidos a nuestro objetivo a curar. La anemia es un estado patológico que se define como la poca cantidad en sangre de glóbulos rojos (o eritrocitos, como sale en las analíticas de los centros de salud). De estos glóbulos rojos tenemos que quedarnos con que son las células que se encargan de llevar oxígeno a las células de nuestros músculos y otros órganos para generar energía. Una vez tengamos esta energía, las células y los tejidos la usarán para hacer latir el corazón, respirar, comer y hacer la digestión, etcétera. No es necesario entrar en más detalles, es un sistema muy interesante pero muy complejo y tendríamos que alargar mucho este post.

Así que, resumiendo, la anemia produce que llegue menos oxígeno a nuestras células y generarán menos energía. Ahora que conoces el proceso, puedes imaginarte que el primer síntoma en una persona anémica será la fatiga, como comentábamos al principio. Otras señales que nos pueden avisar de si tenemos anemia serían cansancio, mareos, frío en los pies y las manos, piel pálida, dolor en la cabeza o en el pecho y muchas más que no son tan frecuentes.

Causas de anemia

La anemia tiene muchas causas posibles, desde problemas nutritivos y de la alimentación hasta alteraciones genéticas. Ahora nos centraremos en aquellas causas que son más frecuentes. Debemos tener en cuenta que hay algunas que podemos evitar o corregir con unos hábitos de vida adecuados.

Un tipo de anemia es la que se debe a una falta de vitaminas en la dieta. Las más importantes para los glóbulos rojos son el ácido fólico y la vitamina B12. Su importancia se debe a que participan en la formación y crecimiento de estos glóbulos rojos. Para tratar este déficit bastará con aumentar el ácido fólico (productos de origen vegetal como hortalizas o legumbres) y la vitamina B12 (productos de origen animal como huevos, carne, aves o lácteos) en nuestra dieta. Otro elemento esencial para que nuestros glóbulos rojos trabajen correctamente es el hierro. El hierro que forma la hemoglobina es la base del transporte de oxígeno, por tanto, si tenemos el hierro bajo, también nos producirá una anemia.

Infusiones y hierbas naturales

Después de esta explicación de la anemia, vamos a darte una serie de remedios naturales caseros a base de hierbas campestres. Estas hierbas se pueden conseguir en cualquier herboristería o cualquier tienda especializada.

La preparación de estas infusiones no tiene ningún misterio. Simplemente, sigue estos pasos:

1) Hierve la cantidad de agua que desees tomar.

2) Añade la cantidad de hierba que se especifique en cada caso.

3) Deja que repose unos minutos para que se fusione y se mezcle la hierba con el agua.

4) Cuela la mezcla con un colador de tés o de zumos de frutas (cuanto más pequeños sean los orificios de colador mejor).

5) Tómatelo mientras esté caliente y reposa para recuperarte.

Ante todo, no olvides que estos remedios caseros son para seguir adelante en tu día a día y exprimir tu seguro médico. Nunca uno de estos remedios debe sustituir el tratamiento médico en caso de necesidad.

Infusión de ortigas

La ortiga es una excelente opción para combatir la anemia, ya que estimula directamente la producción de glóbulos rojos. Es una hierba muy común en cualquier herboristería en cualquiera de sus dos formatos (hierba para infusión o en pastillas). En caso de que quieras hacer una infusión, bastará con que eches una cuchara de postre colmada de ortiga y sigas los pasos que te hemos explicado. Ten en cuenta que los expertos recomiendan no tomar más de tres tazas diarias.

Infusión de hinojo

El hinojo, a parte de poderse tomar en infusión, también se puede consumir como condimento en nuestros guisos, sopas u otros platos. Así, si te cansas de su sabor en infusión, puedes experimentar con él en tu cocina. Para prepararlo en infusión será suficiente con 30 gramos de hinojo por cada litro de agua.

Infusión de albahaca

Otra especia de cocina que nos será muy beneficiosa es la albahaca. Las grandes ventajas que presenta respecto a las otras es que tiene altos niveles de hierro y además es muy rica en vitamina B12. Para tomarla bastará con dos cucharadas en el agua hirviendo, aunque se recomienda añadir un poco de miel por que puede tener un sabor muy amargo.

Infusión de menta

Del mismo modo que la anterior, la menta es otra hierba con alto contenido en hierro. Es perfecta tomarla después de una comida abundante, ya que también acelera la digestión y evita la pesadez. Además tiene mucho mejor sabor que la albahaca.

Infusión de salvia

La salvia favorece la producción de células sanguíneas. Además aliviará tu dolor de cabeza y tu digestión. Es la mejor opción para tomar a media tarde durante tu descanso del trabajo.

Infusión de diente de león

Una cucharadita de diente de león te proporcionará el hierro que te falta. La recomendación es tomar dos tazas al día.

Conclusión

El cansancio que tienes puede ser debido a una anemia que desconoces. Puede deberse a hábitos alimentarios y puedes corregirla con estas infusiones que hemos comentado a base de hierbas naturales fáciles de preparar y con múltiples beneficios.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here