Contar con un seguro médico cuando estamos buscando un embarazo es de muchísima utilidad. No solo por si existen problemas de fertilidad, sino porque nos ayudará a conocer qué es la temperatura basal y cómo tomarla.

No solo hay que acudir a las clínicas médicas cuando buscamos respuestas ante determinadas enfermedades y su tratamiento adecuado, sino que, en estas situaciones de felicidad para una pareja, contar con el apoyo de un equipo especializado y cercano es el plus de confianza que necesitas para que todo salga fenomenal.

¿Qué es la temperatura basal?

Se denomina así a la temperatura que tiene el cuerpo tras haber dormido cinco horas. Cuando medimos la temperatura podemos conocer los días fértiles de la mujer para, así, aumentar la probabilidad de gestar un embarazo.

Es muy útil llevar un registro de la temperatura corporal basal para determinar cuándo una mujer se encuentra en fase de ovulación, es decir, cuando el óvulo está maduro y listo para ser fecundado. Este registro requiere compromiso y constancia por parte de la mujer. Resulta algo tedioso, ya que precisa dedicación diaria, también durante el ciclo menstrual.

Para poder elaborar un cuadro correcto de temperaturas, la mujer deberá tomarse la temperatura durante todas las mañanas de un mes a la misma hora, nada más despertarse y mientras esté todavía en la cama.

Una vez se ha producido la liberación del óvulo maduro, el ovario produce progesterona. A mediados del ciclo menstrual, esta liberación hormonal provoca un aumento de la temperatura. Sin embargo, este aumento de la temperatura no se produce en todos los casos.

Es habitual en las mujeres que ovulan regularmente, es decir, con ciclos de una duración de entre 24 y 34 días, entre el inicio de un ciclo y del siguiente.

Puede suceder que la temperatura basal no aumente a pesar de que se haya iniciado la ovulación o que esta se altere por otros factores como, por ejemplo, algunos medicamentos, un resfriado, cansancio, ingesta de alcohol o comidas copiosas, que no están relacionados con el ciclo reproductivo.

¿Cómo podemos identificar los días fértiles?

Si tomamos la temperatura basal durante varios meses, será más sencillo establecer un patrón regular.

Por lo general, antes de la ovulación, la temperatura oscila entre los 36,5 y los 36,7 grados centígrados. Con los cambios hormonales descritos, esta temperatura suele ascender entre 0,2 y 0,5 grados en los días posteriores a la ovulación. Este incremento de temperatura se mantiene hasta que finaliza el periodo y comienza el siguiente ciclo menstrual.

Si apreciamos en las anotaciones un ciclo regular, al mantener relaciones sexuales unos días antes de ese cambio de temperatura, las probabilidades de quedar embarazada aumentan. Esto es debido a que habremos ovulado y a que el óvulo estará maduro.

Sin embargo, este método se puede combinar con otros como prestar atención al flujo vaginal u observar el ciclo menstrual en el calendario. Podemos ampliar el control que llevamos a cabo sobre la temperatura anotando también los cambios en el flujo cervical en cuanto a su textura antes y durante del período de ovulación.

¿Cuándo tomarse la temperatura basal?

Lo más adecuado es tomarse la temperatura desde el primer día de menstruación. Lo idóneo es hacerlo antes de levantarse de la cama y recién despertada. La fiabilidad del método se reduce cuando la temperatura no se toma cada día a la misma hora.

Si no se hace de forma rutinaria, entrarán otros factores en acción, como la actividad física, que podrán distorsionar los resultados.

¿Cómo mediremos la temperatura basal?

Tal y como ya hemos indicado, los especialistas recomiendan que, al tomar la temperatura, se hayan dormido al menos cinco horas, se esté en ayunas y se realice a la misma hora todos los días. Controlar estos tres factores incrementa la fiabilidad del método.

Otra de las recomendaciones que destacan es escoger un termómetro digital con gran precisión o uno basal de vidrio para que podamos obtener una exactitud de hasta un decimal. Es recomendable que no se cambie el termómetro escogido durante el tiempo en el que se acometen las mediciones para disponer de un gráfico con los mínimos errores.

El termómetro debe estar en la axila hasta que suene la señal de aviso o durante cinco minutos. Es importante no moverse durante el proceso, puesto que puede hacer variar la temperatura corporal. Si no utilizamos un termómetro digital y el resultado que observamos está entre dos marcas, lo adecuado es registrar en la tabla el número más pequeño.

Cuando hayamos realizado el registro de un periodo completo, lo aconsejado es atender al punto en el que la temperatura se eleva, teniendo en cuenta los primeros días del ciclo. La temperatura basal es uno de los indicadores de fertilidad con mayor utilidad.

Tras revisar diferentes ciclos, una mujer puede identificar un patrón predecible con el que conocer cuáles son sus días fértiles.

Un método para la planificación

Si una mujer o una pareja deciden predecir la ovulación de la futura mamá para poder planificar una inseminación artificial o el momento del coito, es muy aconsejable utilizar un test de ovulación, dado que anticipará a la mujer el instante de la ovulación con 24 o 36 horas de antelación.

Los kits que predicen la ovulación a través de la orina tienen la capacidad de detectar el pico de LH u hormona luteinizante (encargada de la estimulación ovárica para que se pueda liberar el óvulo y se produzca progesterona) que se produce en el instante anterior a la ovulación. No obstante, no todas las mujeres presentarán estos picos de LH al ovular.

Por tanto y teniendo en cuenta esto último, es más fiable realizar un análisis sanguíneo con el que conocer con mayor exactitud cuáles son los niveles de progesterona en sangre y la producción de hormonas ováricas en ese momento. En algunos casos excepcionales, los médicos pueden aconsejar una ecografía pélvica con la que comprobar si los ovarios producen folículos o si están, por alguna razón, colapsados.

Con estos registros de temperatura, también se puede detectar la fase infértil tras la ovulación, aunque no hay que olvidar que esto está sujeto a error.

Como ves, para saber cuáles son los días fértiles de una mujer, debemos tomar adecuadamente la temperatura basal siguiendo los consejos facilitados en estas líneas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here