Consejos útiles para madres primerizas

Primer embarazo

Ser madre es una de las experiencias más bonitas en esta vida, pero, a la vez, la más temida. No es lo mismo afrontar el segundo nacimiento de tu hijo que el del primero. Las madres primerizas se ven acechadas por muchos miedos, temores e inseguridades por el desconocimiento de todas las cosas que están por venir, por los cambios que implica la maternidad y por traer al mundo un bebé.

Este miedo aparece durante el primer embarazo y se va acentuando a medida que se acerca la fecha del parto. Una vez pasados los nervios y temores de éste, las madres primerizas se enfrentan ante una gran responsabilidad y, muchas de ellas, no se ven capaces de superarla con la máxima serenidad posible.

Recomendaciones durante el embarazo para las madres primerizas

- Consultas prenatales. Pide hora con tu ginecólogo desde el momento que des positivo en el test de embarazo. Posteriormente, acude periódicamente a consultas prenatales para llevar un control sobre el embarazo.
- Descansa y duerme. Durante esta etapa te sentirás muy cansada, así que intenta descansar lo máximo que puedas.
- Alimentación. Mantén una dieta sana y equilibrada (proteínas, hidratos de carbono, grasas), reduce los alimentos con mucho azúcar y las grasas animales, controla el consumo de sal e hidrátate (por lo menos 3 litros de líquido al día). Es preferible que los alimentos que vayas a comer los cocines a la plancha, al horno, hervido o al vapor. Asimismo, debes aumentar el consumo de frutas, verduras, arroz, pasta y legumbres, además de beber de medio a un litro de leche al día, o su equivalente en yogur o queso fresco.
- Vestido y calzado. Opta por la practicidad con vestidos cómodos y holgados; si usas medias o calcetines, que sean sin compresión. Usa calzado confortable, ni tacón alto ni totalmente plano.
- Sigue con tu estilo de vida hasta que el médico te diga lo contrario. Puedes desarrollar tu trabajo habitual hasta el octavo mes de gestación, siempre y cuando éste no suponga una fatiga física o psíquica considerable. Además de hacer ejercicio físico moderado, es conveniente pasear y la natación. Finalmente, si estás llevando un embarazo sin complicaciones, no tienes que interrumpir ni modificar tus hábitos sexuales; eso sí, durante las dos últimas semanas se recomienda la abstención.
- Consulta a tu ginecólogo. Si tuvieras cualquier duda o problema durante el embarazo, no dudes en acudir a ellos para que te solucionen cualquier duda o problema que pueda surgir.
- Acude a las clases de preparación al parto. En estas clases te informarán y ayudarán en el proceso del embarazo, el parto y el cuidado del bebé.

Consejos para después del embarazo para las madres primerizas

No dudes de tu intuición y del instinto maternal. Aunque seas madre primeriza, te podrás enfrentar ante cualquier situación para cuidar a tu bebé, no dudes de tu capacidad como madre y fíate de tu instinto maternal.
Intenta descansar el mayor tiempo posible. Si el bebé duerme, hazlo tú también. Necesitarás mucha energía y vitalidad para cuidar al más pequeño de la casa.
Pide ayuda si la necesitas. Admite tus limitaciones, reconoce que estás agotada o angustiada, y sé capaz de pedir ayuda a tu pareja o familia cuando la situación te desborda. Cuidar tu bebé las 24h ya es una gran responsabilidad.
Evita las visitas. Durante las primeras semanas restringe las visitas para no exponer al bebé a enfermedades y para que puedas asumir el nuevo rol de madre sin que todo el mundo opine de todo.
Lactancia materna. La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su bebé. Además, las madres que dan el pecho a su bebé recuperan antes su peso y tienen menos riesgo de sufrir depresión posparto.
No bañes al bebé hasta que se le caiga el cordón umbilical. Hasta entonces, puedes asearlo con esponjas húmedas o toallitas, pero nunca sumergirlo en agua. Una vez se haya caído el cordón umbilical, báñalo de dos a tres veces por semana para no alterar el manto graso de su piel.
Hidrátate, sobre todo si das el pecho al bebé. El estado de hidratación será de vital importancia ya que de esto dependerá tu salud y la cantidad de leche producida.
Aliméntate correctamente. Consume frutas y verduras para aportar a tu cuerpo nutrientes y vitaminas. Asimismo, consume alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento.
No mantengas al bebé muy abrigado cuando hace calor. El calor y la sudoración están relacionados con ña muerte súbita y con el riesgo de asfixia. Para saber si tiene calor, pasa tu mano por el cuello del bebé para ver si suda.

Es normal que todas las madres primerizas tengáis miedos, inquietudes y muchas dudas, pero no olvidéis que ser madre es uno de los momentos más bonitos de la vida de una mujer.

Desde iSalud.com, portal líder en España asesoramiento de seguros médicos, sabemos lo importante que es para una futura mamá que le digan que el embarazo se está desarrollando correctamente. Para ello, es imprescindible contar con uno de nuestros seguros de salud, con el que podréis realizaros todas las pruebas y revisiones durante la gestación con los mejores médicos y especialistas en obstetricia y ginecología de toda España.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.