Principales síntomas de estrés laboral

salud preventiva

El estrés laboral es un fenómeno mucho más serio de lo que muchas personas creen, no solo por la difusión que ha alcanzado en nuestra sociedad sino también por los trastornos que ello puede suponer a todos los niveles. Según la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, una agencia directamente dependiente de la Unión Europea, el 28% de los trabajadores sufre algún tipo de estrés en el trabajo, mientras que el INE eleva dramáticamente esa cifra en España hasta el 59%. En este artículo presentamos los principales síntomas de estrés laboral en la actualidad, que te servirá para comprobar si tú también estás en ese desafortunado grupo en el que el trabajo pasa factura a nivel de salud.

Antes de detallar los síntomas bajo tres grandes grupos (físicos, psíquicos y sociales), es importante recordar qué se considera por estrés laboral: es el conjunto de alteraciones que se producen en el individuo como consecuencia de la fuerte presión a la que se ve sometido en el trabajo. Está asociado a las sociedades modernas e industrializadas.

Síntomas físicos: los más evidentes

Aunque el estrés se asocia normalmente al ámbito de lo emocional, lo cierto es que este fenómeno también implica muchos trastornos a nivel corporal y fisiológico. En muchos casos, los síntomas son una muestra de cómo nuestro organismo es incapaz de adaptarse a los altos niveles de presión a los que nos vemos sometidos en el trabajo. De esa manera, se pueden producir fenómenos corporales ciertamente indeseables, como excesiva sudoración, temblores, sequedad bucal, molestos picores y otros trastornos a nivel dermatológico.

Más preocupantes son otros síntomas de estrés laboral que afectan a procesos fundamentales de nuestro organismo: dolores estomacales, problemas respiratorios, desequilibrios en el sistema nervioso, trastornos a nivel cardiovascular o incluso alteraciones en el sistema inmunitario, que pueden derivar en debilitamiento y propensión a otras enfermedades.

Síntomas de estrés laboral a nivel psíquico: los más profundos

Los síntomas de estrés laboral a nivel psicológico son probablemente los más conocidos y, también, los que tienen una raíz más profunda. En algunos casos, tienen un diagnóstico difícil y quienes los sufren deben además sufrir la incomprensión de buena parte de su entorno. 

Los más leves son la falta de concentración, la confusión excesiva, los olvidos continuos, la irritabilidad, la desmotivación, la dificultad de tomar decisiones o el pesimismo crónico, entre otras muchas. También existen otros muchos problemas relacionados con el estrés laboral, que son más bien consecuencias de todo esto. Hablamos de la ansiedad, los trastornos del sueño, la propensión al consumo de tóxicos y estupefacientes, trastornos alimenticios (principalmente anorexia y bulimia) y, en última instancia, la depresión.

Síntomas sociales del estrés laboral

El ser humano, como se ha dicho en infinitas ocasiones, es un animal social. Por tanto, los síntomas del estrés laboral también se manifiestan en las relaciones del afectado con otras personas. Al tratarse de un problema originado principalmente en el puesto de trabajo, es en este lugar donde también se dan cita algunos de estos síntomas, independientemente de si se trata de una gran empresa con otros empleados o de si estamos ante un trabajador autónomo. Algunos de estos síntomas de estrés laboral son, por ejemplo, el aumento de accidentes, el descenso de la productividad personal y general, el deterioro del ambiente de grupo y, en general, la falta de limpieza, orden y organización en el propio puesto de trabajo.

No menos importantes son los síntomas que tienen que ver con las relaciones personales y familiares. A nivel de pareja, la inapetencia sexual es uno de los más evidentes, pero no menos importantes son la falta de comunicación y diálogo o la dificultad para conciliar vida laboral y familiar. Todo ello puede derivar en consecuencias negativas de lo más variado, desde la ruptura sentimental hasta incluso casos de violencia de género.

Soluciones y tratamientos al estrés laboral

Puesto que los síntomas de estrés laboral y sus consecuencias son muy heterogéneas, así son también los posibles tratamientos y soluciones. Dejando a un lado un importante ámbito de intervención, como es la propia empresa, en la que se deben tomar medidas organizativas y laborales, hay numerosas posibilidades a nivel personal.

Existen diferentes técnicas que pueden ser efectivas tanto a modo preventivo como a modo terapéutico. Muchas de ellas están enfocadas en proporcionar relajación, tanto a nivel muscular como articular y mental. Por ejemplo, yoga, pilates y otras muchas más. Para otros casos más agudos en los que sea recomendable utilizar medicación, es el personal médico cualificado quien debe recomendar unas soluciones u otras.

En cualquier caso, el primer paso es siempre el reconocimiento del problema. Si ese paso no se produce, no se podrá avanzar en ninguna dirección. Por ello, desde iSalud invitamos a la reflexión y a que cualquier trabajador se tome en serio el estrés laboral. Para ello, hay que tener predisposición a dejarse aconsejar por profesionales y situar todo bajo control. Los seguros médicos cuentan con grandes expertos multidisciplinares que te ayudarán a abordar este asunto desde diferentes ámbitos de la medicina y la salud.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.