Las paperas son menos comunes en nuestra sociedad, debido a un sistema de vacunación eficiente. Aún así, pueden surgir casos en la edad adulta que requieren de atención, ya que se pueden complicar y detonar a otros problemas más graves, que pueden poner en peligro nuestra salud. Saber identificar sus síntomas, así como disponer de las adecuadas medidas para evitar su transmisión nos será muy útil.

Síntomas de las paperas

Las paperas o parotiditis son una infección vírica que afecta a las glándulas salivales. Producen inflamación aguda en la glándula parótida, de manera unilateral o bilateral. Esta inflamación nos provoca dolor. Aunque la enfermedad en sí no reviste de gravedad, puede llegar a presentar complicaciones importantes en la edad adulta.

Durante la infancia, su padecimiento puede durar menos de una semana, e implica inmunidad una vez que lo superamos. Tiene como desventaja su facilidad de transmisión, debido a su periodo de incubación, que puede alargarse hasta las tres semanas.

Muchos pacientes pueden no mostrar síntomas, con excepción de la inflamación de las glándulas salivares. Incluso, algunos llegan a no desarrollar este síntoma, pero se convierten en portadores del virus de la parotiditis.

Pueden pasar hasta dos semanas de exposición al virus para que comencemos a sentir sus primeros síntomas. El más común es el dolor que indicamos antes, producto de la inflamación de la parótida, en uno o ambos lados de la cara. Además, pueden darse los siguientes:

- Cefalea (dolor de cabeza).

- Debilidad.

- Dolor muscular.

- Fatiga.

- Dolor al tragar y al masticar.

- Fiebre.

- Inflamación en la mandíbula y las sienes.

Cuando la enfermedad se complica, esto se hace patente a través de nuevos síntomas, que a veces resultan graves y requieren de atención médica de urgencia, en muchos de los casos. La siguiente sintomatología se da en el sexo masculino (especialmente en el adulto):

- Inflamación del escroto, acompañada de dolor.

- Tumor testicular.

Más síntomas que requieren de atención médica inmediata, y que pueden afectar a menores y adultos, son:

- Somnolencia demasiado persistente.

- Dolor abdominal con acompañamiento de vómitos.

- Enrojecimiento de los ojos.

- Cefalea persistente e intensa.

Ante cualquier duda, necesitaremos contactar con un especialista médico. Pero, antes, es preciso tener en cuenta la forma con que se contagia esta enfermedad.

¿Cómo se contagian?

Las paperas son una de las enfermedades más contagiosas debido, precisamente, al largo periodo de incubación del virus de la parotiditis. La gran dificultad es saber cuándo una persona está infectada, ya que puede presentar los primeros síntomas hasta dos semanas después de haber estado incubando el virus.

También hemos de tener en cuenta que, a pesar de haber superado la enfermedad, podemos seguir contagiándola hasta cuatro días después de la remisión de los síntomas. Por todo esto, debemos tomar todas las medidas preventivas posibles.

Es necesario acudir al médico, sobre todo, si comienzan a aparecer los síntomas graves enumerados anteriormente. Pero, antes de ir a la consulta, es imprescindible llamar al centro de salud u hospital, en caso de conocer nuestra afectación, con el fin de evitar la exposición de otras personas al virus.

El método de contagio es muy alto

- El habla. La cercanía hacia nuestro interlocutor es una exposición bastante riesgosa cuando uno de los dos está afectado. Como el virus se transmite a través de la saliva, se requieren pocos centímetros de distancia para infectar a otra persona.

- La falta de higiene y el simple tacto son un vehículo de transmisión de este virus.

- La tos o el estornudo facilitan el contagio.

Ante la facilidad que existe de crear una epidemia de paperas, son muy necesarias las medidas de prevención, sobre todo si nos enteramos de un caso en nuestra comunidad.

Necesidad de prevención

La prevención de las paperas es cada vez un problema menor, ya que el adecuado sistema de vacunación que existe en la mayor parte de los países ha logrado reducir los focos de infección, tan habituales décadas atrás.

Aun así, es posible encontrarse casos aislados que, por lo general, no revistan de ninguna gravedad, sobre todo cuando se dan durante la infancia. Incluso, se recomienda pasar esta enfermedad a temprana edad, con el fin de ganar la inmunidad en una etapa adulta, cuando puede presentarse con serias complicaciones.

Para los más pequeños, pasar las paperas implica estar aislados, porque así evitan contagiar a otros niños; aunque al estar vacunados la mayoría de ellos, no deben temer este virus.

El problema radica con las personas adultas, si no han recibido las vacunas completas, ya que estas específicamente, pueden administrarse en tres etapas durante la vida. Ante todo y, por precaución, lo mejor será guardar cuarentena en el hogar, hasta haber pasado las tres semanas que suele durar la vida del virus responsable.

Las medidas de higiene son también muy importantes para evitar contagios. Lavarnos las manos con frecuencia, no llevárnoslas al rostro e, incluso, andar con tapabocas, nos protegerán de un posible contagio. Asimismo, estrechar la mano, compartir el móvil o saludarnos de beso son otras formas de exponernos.

Cuando queramos estornudar o vayamos a toser, debemos taparnos la boca; así evitamos esparcir los virus, si es que sospechamos que podemos estar incubándolo. Todas las medidas son necesarias, sobre todo si convivimos con adultos, que son quienes más pueden sufrir esta enfermedad.

Tratamiento de las paperas

El virus que provoca las paperas no tiene un tratamiento específico. Podemos tratar, en cambio, la sintomatología. Por ejemplo, ante el dolor, tomamos un tratamiento que lo reduzca, siempre que haya sido recetado por un médico.

En caso de presentar complicaciones, será precisa la atención urgente, ya que, de lo contrario, podríamos poner en riesgo nuestra vida.

Para bajar la fiebre, el doctor puede recetarnos paracetamol. Una nota importante es que a los niños, bajo ninguna circunstancia, se les puede administrar ácido acetilsalicílico.

Es importante tomar líquido de manera abundante e intentar llevar una dieta blanda, debido a la inflamación y la dificultad que puede presentarse al tragar alimentos.

Las paperas, al ser una enfermedad prácticamente erradicada, no se considera grave. Aunque puede provocar complicaciones en personas adultas. La adecuada cuarentena logrará prevenir su contagio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here