La homeopatía es un sistema de medicina alternativa que ha ganado una gran popularidad en la última década. Está basado en el principio de que lo semejante puede curar a lo semejante.

Qué es la homeopatía

Samuel Hajnemann desarrolló este sistema en 1796. Su fundamento es que lo similar cura aquello que es similar, es decir, si una sustancia puede provocar síntomas de enfermedad en una persona sana, podrá curar a una persona enferma que tenga esos mismos síntomas.

Lo podemos ver mejor con un ejemplo. El arsénico es una sustancia que puede producir problemas respiratorios y, según este sistema, lo podríamos utilizar para curar enfermedades como el asma, que tiene estos síntomas.

La segunda idea de este método curativo propone que cuanto más se diluya una sustancia, mayor será su potencia. Para explicar el proceso de fabricación de este tipo de medicamentos homeopáticos hemos de seguir estos pasos:

1. Tomamos una sustancia que tenga potencial para curar una enfermedad. Esta sustancia puede ser el mencionado arsénico, el veneno de serpiente o una planta, entre otras varias.

2. Diluimos una gota de esta sustancia en 99 gotas de agua y agitamos.

3. Tomamos, a continuación, una gota de la solución anterior y la volvemos a diluir en otras 99 gotas. De nuevo, agitamos.

4. Repetimos el paso anterior una y otra vez. Tras 10 disoluciones, estaremos ante lo que se denomina "10C". Esto es una disolución que equivale a una gota de la sustancia inicial en un océano. Esta gota se podría decir que no se puede distinguir del agua. Aun así, esto no se detiene aquí, sino que el proceso puede llegar a una disolución de 30C, lo que equivaldría a una molécula de la sustancia original diluida en una parte del sistema solar.

5. Colocamos una gota de esta última disolución 30C sobre una pastilla de azúcar, y ya tenemos la preparación terminada.

La controversia con esta alternativa de medicamentos homeopáticos reside en que, tras todo el proceso, es cuestionable si existe realmente una molécula de sustancia activa en ellos o si solo es agua con azúcar.

¿Qué dicen los homeópatas a esto? Pues reconocen que al finalizar estos pasos solo hay agua, pero afirman que, con el proceso continuo de dilución, el agua modifica su estructura y desarrolla memoria de la sustancia original, que es la que otorga el poder curativo.

¿Cuáles son sus ventajas?

A continuación, reflejamos algunas de las diferentes ventajas que representa el uso de los medicamentos homeopáticos en la población que los utiliza.

Seguridad

La primera ventaja que se puede reconocer de la homeopatía es que es 100 % segura, ya que no provoca ningún tipo de efecto secundario. De hecho, los bebés y las mujeres embarazadas pueden tomar este tipo de remedios sin temor a dañar su salud.

Sencillo de tomar

Los gránulos y los glóbulos se disuelven con facilidad en la boca y no necesitan tomarse con agua. La mayoría de las formas farmacéuticas están disponibles en tabletas pequeñas, polvo o gotas dulces. Además, los niños suelen tomarlas con facilidad, aunque suelan rechazar la mayoría de las medicinas.

Tolerabilidad

En la actualidad, todavía no se ha descrito ningún tipo de efecto adverso relevante que esté asociado al consumo de este tipo de formulaciones.

Compatibilidad farmacéutica

Este tipo de tratamiento se puede combinar con otros medicamentos y terapias sin que se vea afectada su eficacia.

No es adictiva

Una vez que hemos llegado a sentir alivio tras consumirlo, no tenemos que seguir haciéndolo. No obstante, si no se siente ningún tipo de mejoría, es posible que se esté tomando un remedio que no sea el más adecuado.

No provocan somnolencia residual

Podremos trabajar o estudiar sin que nuestro ritmo de vida habitual se resienta. No se verán afectadas ni la memoria ni la capacidad de concentración.

No se suprime el sistema inmune

Esta es una de las grandes ventajas de la homeopatía. La mayoría de los medicamentos que consumimos de forma habitual suprimen nuestro sistema inmunológico. Por ejemplo, cuando consumimos un medicamento para la tos, lo que estamos haciendo es suprimir su reflejo.

Holística

Este tipo de medicina es holística, es decir, considera a todos los síntomas como uno. Por tanto, con un tratamiento homeopático, los síntomas no se repiten.

Apta para toda la familia

Pueden utilizarlo pacientes polimedicados, mujeres embarazadas y, también, es una de las opciones principales en pediatría.

No afecta a la coordinación

No produce ni desorientación ni confusión, por tanto, durante el tratamiento se puede trabajar y conducir maquinaria pesada o que precise una especial atención, ya que nuestros reflejos no se verán afectados.

Venta en farmacias

Otra de las ventajas que hay que destacar es que la única forma de conseguir este tipo de medicamentos es en una oficina de farmacia, por lo que se garantizará su fabricación cumpliendo las exigencias sanitarias correspondientes.

Desventajas de la homeopatía

Es posible que acudamos a nuestra oficina de farmacia de confianza y no tengan disponible el medicamento homeopático que necesitamos. Esta es una de las grandes desventajas, aunque también hay que añadir que es un problema mínimo, ya que en la mayoría de farmacias pueden solicitárselo a su distribuidor habitual y tenerlo en el mismo día o en un plazo muy corto de tiempo. Si su uso no es muy habitual, puede que sea algo más complicado obtenerlo.

Escoger el tratamiento homeopático adecuado puede ser más lento que en la medicina tradicional debido a que no existe un remedio único para una condición determinada. Por ejemplo, para un dolor de cabeza, un médico homeópata tendrá que analizar la situación en la que se produce, el tipo de dolor que sentimos y qué tipo de factores lo empeoran.

Entre las desventajas también hay que citar que tan solo existen unos pocos expertos en el campo.

En definitiva, tras analizar los pros y los contras de la homeopatía, podemos decir que es una práctica totalmente segura y que no tiene ninguna desventaja que pueda ser perjudicial para nuestra salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here