El agua es esencial para que nuestro aparato digestivo funcione correctamente, ya que contribuye a que llevemos a cabo una buena digestión, además de otras importantes funciones. En el organismo es esencial en todos sus procesos, por eso queremos mostrar algunas de las razones y explicar su auténtica relevancia.

Agua, indispensable para el aparato digestivo

Para muchas personas, la digestión se ha vuelto más tediosa a lo largo de los años, y en no pocas ocasiones esto se debe a que cada vez bebemos menos aguas o la sustituimos por bebidas con sabores como pueden ser los refrescos. La salud digestiva, sin embargo, está estrechamente relacionada con el agua. No solo influye en cada proceso, desde su inicio hasta su fin, sino que también ayuda a que haya un nivel saludable de microbios beneficiosos intestinales, fortalece las bacterias necesarias de nuestro tracto digestivo y es beneficioso, en general, para todos nuestros sistemas.

El agua no tiene calorías, ni podemos ver en ella la información nutricional, como podemos ver en el resto de productos que compramos. Sin embargo, esto no nos debe llevar a cometer el error de pensar que el agua no nos nutre, pues es mucho más esencial que cualquier comida que podamos imaginar. El agua, a pesar de no estar reflejada en los dibujos de las pirámides alimentarias, debe estar como pilar fundamental de nuestra vida diaria, pues es, además, insustituible.

Para comenzar beber suficiente agua cada día, ayuda a que tengamos un peso equilibrado. Esto no significa que si bebemos agua podamos comer mal o descuidar nuestra dieta, pero sí que contribuye a la bajada de peso, debido a su enorme relevancia en todo el sistema digestivo. Si bebemos agua a la vez que hacemos dieta, bajaremos más de peso y estaremos mucho más sanos que simplemente haciendo dieta acompañada de, por ejemplo, bebidas light.

El papel más importante que tiene el agua en nuestra salud digestiva es la de diluir los nutrientes que necesitamos y que adquirimos de nuestra alimentación diaria. Pero cuando hablamos de la importancia del agua en el organismo, no solo debemos centrarnos en el aparato digestivo, tal y como mostraremos en el siguiente apartado con más claridad, aunque este sea el tema central del que vamos a hablar. Debemos destacar, a su vez, que es importante en todos los procesos. Un ejemplo claro es el sistema circulatorio, ya que el agua influye en gran medida a la hora de que, tras ingerir los alimentos, los nutrientes que adquirimos lleguen a nuestras células.

La importancia del agua en el organismo va siendo cada vez mayor a medida que pasan los años y crecemos, ya que según vamos cumpliendo años, necesitamos una mayor absorción de agua para realizar absolutamente todas nuestras funciones. Además, este insustituible y valioso líquido nos ayudará a evitar el estreñimiento. El consumo de otro tipo de bebidas a la hora de desayunar, comer o cenar, no ayudará, ya que no se trata de que lo que ingiramos sea líquido, sino de las propiedades del agua, fundamental a la hora de formar las heces e imprescindible a la hora de la evacuación de las mismas.

Necesidad de líquidos para el organismo

La cantidad de agua que necesitamos es diferente en las distintas etapas de nuestra vida. Igual que cuando nacemos bebemos leche materna con exclusividad en los primeros días de nuestra vida, a medida que vamos creciendo necesitamos una cantidad de agua muy superior, hasta llegar a la adultez, donde los dos litros diarios de agua se hacen fundamentales para las correctas funciones de todo el organismo.

Es posible que, incluso, necesitemos más de dos litros de agua al día. Los dos litros deben ser la base de nuestra alimentación, pero podríamos necesitar una cantidad mayor según nuestros hábitos diarios. Cuando hacemos deporte, necesitamos reponer más agua, al igual que cuando hace más calor o cuando donamos sangre. También, los procesos del organismo pueden necesitar más cantidad de agua según el tipo de trabajo que realicemos u otros factores como si estamos embarazadas, nuestra edad o incluso nuestro género.

La necesidad de líquidos en el organismo se basa en que gracias a ella, tal y como ya hemos mencionado levemente con anterioridad, el sistema circulatorio llevará a las células los nutrientes que necesitamos. Posteriormente a dicho transporte, el agua adquiere un papel fundamental, del mismo modo, en las secreciones que se forman en nuestro estómago, al igual que en la salud de nuestros riñones a la hora de eliminar los residuos que no necesitamos.

También, el organismo necesita agua para la lubricación de nuestras articulaciones, para la salud de nuestra piel, para favorecer una buena visión, así como para la salud bucal y respiratoria. A su vez, tiene un papel importante en el metabolismo y a la hora de regular nuestra temperatura en el cuerpo. Igualmente, el consumo suficiente de agua evita que nuestras células envejezcan y previene un gran número de enfermedades, como la obesidad, la diabetes tipo dos o la artritis, así como afectaciones del riñón.

Importancia del sistema digestivo en la salud

Hasta ahora hemos podido ver la gran importancia que tiene el agua tanto en el aparato digestivo como en todo el organismo, y es que este está mayoritariamente formado por agua, siendo esta más importante incluso que los alimentos sólidos para nuestra supervivencia. No consumir agua puede tener graves consecuencias para nuestra salud, ya que el agua puede prevenir, como hemos visto, un gran número de enfermedades. Nuestro cuerpo necesita reponer agua constantemente a causa de que la necesita para todos los procesos que realiza. Por tanto, si queremos llevar un estilo de vida adecuado y estar sanos, el agua no puede faltar en nuestra vida diaria.

Conclusión

En conclusión, para un correcto funcionamiento del aparato digestivo, así como para mantener nuestra salud, beber agua es fundamental. El agua es el principal componente de nuestro organismo y necesario para todos sus procesos, así como para prevenir muchas enfermedades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here