La obesidad es uno de los factores de riesgo en la relación a la covid-19. Sin embargo, ahora que nuestros hábitos han cambiado, se hace más difícil que nunca mantener el peso, prevenir el incremento del mismo y cuidarnos. A continuación, mostramos estudios que relacionan el exceso de peso con el coronavirus y proporcionamos consejos para lograr la pérdida de peso como medida de prevención.

La obesidad como factor de riesgo frente a la covid-19

Recientemente se ha descubierto que el exceso de peso es un riesgo frente al contagio de la covid-19. Este problema, aunque la sociedad tiende a verlo como casi únicamente estético o a darle a esa parte una especial importancia, va mucho más allá. Cuando se contagian de un virus o se contrae una infección, las personas que sufren este exceso de peso están más expuestas. Lo mismo ocurre con el nuevo coronavirus.

El virus que genera la covid-19, es decir, el SARS-CoV-2, se adhiere a una enzima específica que se encuentra especialmente en el tejido adiposo, incluso en mayores cantidades que en los pulmones. El receptor de dicha enzima recibe el nombre de  angiotensina-2 (ACE-2). Así lo han demostrado estudios recientes que se han centrado en la observación de personas, incluyendo jóvenes, que sufrían un exceso de peso.

La relación entre el riesgo de sufrir complicaciones si tenemos covid-19 y la obesidad se ha señalado en recientes estudios como el de Metabolism Clinical and Experimental o el de Obesity Society. En estos informes se muestra que el pronóstico de recuperación se agrava y que además suele ser un factor que lleva a un gran número de jóvenes a la UCI. Es decir, aunque la gravedad suele asociarse a la edad o a patologías respiratorias previas, una persona joven y sin problemas respiratorios pero obesa no gana en seguridad, sino al contrario.

De hecho, este trastorno ha pasado a ser el segundo factor más grave si miramos los ingresos en UCI; la mayor parte de los casos graves que se han visto en personas jóvenes, quitando aquellas que tenían problemas respiratorios previos, se ha debido a dicho trastorno. Por tanto, la pérdida de peso frente al contagio del virus se hace especialmente importante. Es un factor agravante de todo tipo de enfermedades e infecciones, pero en el caso del coronavirus ya se ha demostrado que puede llegar a ser incluso letal.

Cuidar el peso, otra medida preventiva frente al coronavirus

Cuidar el peso para no caer en la obesidad ha sido siempre importante. No obstante, durante el confinamiento, así como a lo largo de la desescalada, se ha hecho especialmente difícil para muchas personas a causa de las restricciones de movimiento y del cierre de gimnasios, piscinas y centros deportivos en general. Aun así, se pueden seguir teniendo en cuenta ciertas pautas para evitar el aumento de peso como medida preventiva.

Lo primero que recomiendan tanto psicólogos como nutricionistas es no obsesionarse con ello, ni con el ejercicio ni con la comida, para tener una relación sana con ambos aspectos. A partir de aquí, es importante que cuando vayamos a la compra llevemos una lista tasada y que vayamos sin hambre para evitar caer en incrementar la cesta con pequeños caprichos. Muchas personas, además, deben dar ejemplo en casa a los más pequeños, por lo que comer sano en el confinamiento y en la desescalada es una manera ideal de hacerlo.

Es importante comer pequeñas cantidades a lo largo del día para evitar tener un exceso de hambre que nos dé ansiedad. Además, es sano premiarnos una vez a la semana con repostería casera (mejor evitar lo procesado y lo industrial para evitar la sensación de que nos estamos privando siempre de lo que nos gusta). Recomendamos, a su vez, evitar llamarlo «dieta» y cambiar este concepto por «hábito alimenticio», ya que así no tendremos la sensación de vivir restringidos, sino que crearemos una normalidad mucho más saludable.

Del mismo modo, como hemos dicho, es recomendable evitar los alimentos procesados y cambiarlos por una dieta a base de alimentos naturales. Además, el confinamiento es el momento más idóneo para hacerlo, ya que al pasar más tiempo en casa podemos dedicarnos a elaborar platos saludables.

Igualmente, es recomendable planificar las comidas y cumplir esa planificación; así podremos ir cada cierto tiempo a la compra, por lo que ahorraremos y nos centraremos únicamente en los platos que hemos pensado. Por otro lado, cuando vayamos a salir podemos optar por utilizar las escaleras en lugar del ascensor.

La obesidad, de acuerdo con estudios recientes como hemos demostrado, es un serio factor de riesgo en caso de contagiarse de coronavirus. Por eso, se hace más importante que nunca la prevención de dicho trastorno y encontrar maneras de cuidarnos ahora que nuestra rutina ha cambiado. Asimismo, perder peso incrementa el bienestar y la calidad de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here