La candidiasis es una enfermedad bastante conocida que está producida por hongos. En la mayoría de las ocasiones no tenemos de qué preocuparnos si nos la diagnostican, pero es necesario tener en cuenta la conveniencia de adoptar algunas medidas que nos ayudarán a no contagiar a los demás, a prevenirla y a aliviar sus síntomas. Estas son las principales cuestiones que se tratarán en este artículo.

¿Qué es la candidiasis?

Como decíamos, se trata de una enfermedad infecciosa producida por el hongo Candida albicans. Esta infección puede presentarse en diferentes zonas del cuerpo, pero fundamentalmente se distinguen la del aparato digestivo, la del aparato respiratorio, la del reproductor y la presente entre los pliegues de los dedos o de otras áreas como ingles o axilas.

Ahora bien, ¿por qué aparece esta enfermedad? Lo cierto es que este hongo del que hablamos forma parte de nuestra propia flora cutánea habitual y, por tanto, lo normal es que coexista en la piel con otros microorganismos.

Cuando tiene lugar la enfermedad es debido a un crecimiento descontrolado del hongo, lo que puede ser consecuencia de varios factores. Entre los más frecuentes, la ingesta de antibióticos de amplio espectro que eliminan parte de la flora, periodos de cambios hormonales (menstruación)… También existe una mayor incidencia de candidiasis en personas que sufren otras enfermedades como linfoma, diabetes o leucemia y en quienes tienen síndrome de Down.

Aunque la alteración de la flora microbiana es una de las razones principales para la proliferación de este hongo, la humedad también facilita su crecimiento. Por eso, los factores ambientales pueden estar, y de hecho suelen estar, detrás de su aparición.

Así mismo, destacaremos que las personas que tienen elevado nivel de glucosa en sangre, por excesiva ingesta o por mal funcionamiento de su páncreas, también resultan más propensas. Esto mismo sucede en aquellas cuyo sistema inmunitario está debilitado por la presencia de otras enfermedades.

Nuestro propio organismo es capaz de limitar un crecimiento desorbitado del hongo, pero si no estamos totalmente sanos, puede fallar en su cometido.

Consecuencias de la infección

Antes adelantábamos los diferentes tipos de candidiasis que existen en función de la zona del cuerpo a la que afecta. Ahora vamos a detallarlos un poco más:

- En pliegues corporales. Tanto en los pliegues interdigitales como los que hay entre glúteos, axilas, ingles o cuello, la piel suele guardar mayor cantidad de humedad, especialmente en climas calurosos, y eso puede acelerar el crecimiento de Candida.

- Aparato digestivo. En este caso, el hongo puede aparecer en la zona de la boca, pero también extenderse hasta el esófago (produciendo dolores muy molestos al tragar) e incluso producir úlceras gástricas.

- Aparato respiratorio. No es la variante más frecuente, pero Candida también puede afectar a los bronquios, dando lugar a bronquitis dolorosas.

- Aparato reproductor. Junto con la candidiasis bucal, es una de las formas más frecuentes y se da normalmente por una alteración en el pH de la piel. Puede aparecer tanto en la vulva como en el pene y es especialmente frecuente en mujeres embarazadas.

Por último, destacaremos también que la dermatitis del pañal es bastante frecuente en bebés, precisamente debido a esa humedad que se acumula.

¿Cómo se produce el contagio?

Esta es una de las preguntas que más nos interesan, especialmente para evitar pasar por esta enfermedad a las personas más allegadas. En el caso de la dermatitis del pañal, para evitar la cual cambiar frecuentemente los pañales (especialmente en épocas calurosas y climas húmedos) será suficiente.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que esta enfermedad infecciosa es muy fácil de contagiar. Y esto puede suceder por contacto cutáneo o genital. Por eso, mientras se tenga la enfermedad es importante extremar la precaución en el trato con las personas más cercanas, evitando compartir objetos que entren en contacto con la piel.

Por otra parte, también se desaconseja totalmente la práctica de relaciones sexuales que puedan poner en contacto zonas con enfermedad y zonas sanas. Además, es recomendable que tras el tratamiento pertinente se haga una prueba de diagnóstico a los dos miembros de la pareja para comprobar que estén sanos y así evitar adquirir nuevamente la enfermedad.

Prevención y tratamiento

Como puede irse deduciendo de todo lo que se ha dicho anteriormente, hay diferentes formas de prevenir la aparición de Candida. Por un lado, cuando se ingieren antibióticos de forma prolongada, se recomienda contrarrestar esto administrando un probiótico que proteja la flora. Además, una dieta que limite los azúcares y evite la ingesta de alcohol resulta bastante favorable. El resto de consejos son relativos a la ropa interior (preferiblemente utilizándose materiales naturales) y a la higiene, que debería ser adecuada y en la que se aconseja eliminar las humedades que puedan quedar tras las duchas o un exceso de sudoración.

Una vez que nos hayan diagnosticado la candidiasis con total certeza, es necesario recurrir a algunos tratamientos para su eliminación. Lo más frecuente es administrar un fármaco antifúngico, como pueden ser los azoles (que se aplican de forma tópica). Sin embargo, también es interesante complementar este tratamiento junto con probióticos que sean capaces de recuperar la flora bacteriana que se ha visto dañada. En cualquier caso, no tenemos que preocuparnos porque este hongo responde perfectamente a los tratamientos y se elimina con facilidad.

Por último, tenemos que destacar que es importante conocer si una candidiasis es puntual o bien es crónica y recurrente. En este caso, será necesario llevar un control para evitar la aparición de otras enfermedades (migrañas, síndrome premenstrual o depresión).

Enfermedad molesta pero no preocupante

En definitiva, la candidiasis es una enfermedad producida por hongos que puede llegar a resultar muy molesta. Si bien es cierto que cuando la detectamos a tiempo es posible solucionarla fácilmente y frenar el crecimiento del hongo, lo mejor es prevenir su aparición para evitar complicaciones. Esperamos que con esta explicación pueda comprenderse mejor esta enfermedad y todo lo que implica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here