Introducción

Cuando la maternidad es un aspecto importante en la pareja y se quiere conseguir un embarazo, analizar la calidad del semen es de vital importancia. Sin embargo, hay una serie de factores que afectan directamente a la producción de un semen con la calidad necesaria como para lograr la fecundación. Los analizamos en el siguiente apartado.

Factores que influyen en la calidad del semen

Antes de comenzar a describirlos es necesario que conozcamos los parámetros establecidos para confirmar la calidad al realizarse un seminograma:

- El volumen. Es necesario contar con 1,5 mililitros de semen.

- Una concentración de 15 millones de espermatozoides por mililitro como mínimo.

- La cantidad de espermatozoides debe alcanzar los 39 millones en cada eyaculación.

- La normalidad de los espermatozoides. Más del 4 % deben estar formados por la cola, el cuello y la cabeza.

- La movilidad. El 32 % de los espermatozoides han de tener una movilidad absoluta. Este factor es el que determina el resultado de esta prueba y el que nos indica si es necesario comenzar algún tipo de tratamiento médico.

Entre los factores que inciden en la calidad del semen se consideran de vital importancia los que explicamos a continuación.

La edad

Solemos pensar que el hombre es fértil durante toda su vida. Lo que el hombre no pierde es la capacidad de eyacular, pero su nivel de fertilidad comienza a descender a partir de los 35 años. Es más, pasada esa edad, hasta un 70 % de las parejas tienen problemas para lograr un embarazo.

La obesidad

Es una de las enfermedades que podemos considerar más extendidas en el siglo XXI. Los estudios médicos confirman que los hombres que tienen un índice de masa corporal superior a 25 presentan un volumen seminal inferior aunque no una falta de movilidad en los espermatozoides.

Es importante que reseñemos que la grasa corporal termina por bajar los niveles de testosterona, lo que provoca hipogonadismo (alteración de la función de los testículos). Así, investigaciones médicas han determinado que aquellos hombres que tienen un contorno abdominal superior al metro eyaculan un 22 % menos de semen que un hombre sin grasa acumulada en la antedicha zona.

Además, en el espermograma podemos llegar a la conclusión de que sus espermatozoides presentan diversas anomalías en su morfología, así como una lentitud de movimientos que impide la fecundación.

La contaminación y los productos de origen químico

Respirar de forma habitual todo tipo de gases contaminantes termina por afectar a nuestra capacidad pulmonar y también a la calidad del semen. Más directo es el perjudicial efecto de productos químicos para limpiar o para la higiene personal, así como para el envasado de los alimentos.

Todos estos agentes externos provocan que el ADN presente en los espermatozoides se termine fragmentando para dar lugar a un semen de peor calidad.

El consumo de alcohol y de tabaco

Evitarlo genera un efecto directo en la calidad del semen. El alcohol es un tóxico que no solo nos provoca daños en el hígado o en el aparato digestivo sino también alteraciones en los niveles de producción de testosterona. Los químicos letales de cada cigarrillo, más de 3000, producen alteraciones en el ADN de los espermatozoides.

Consejos para mejorar la calidad del semen

Como se ha comprobado, hay algunos hábitos que sí pueden corregirse y otras circunstancias que son inevitables. Al menos, hay una serie de medidas que se pueden poner en práctica para conseguir aumentar la calidad del semen:

- Dejar de fumar.

- No consumir bebidas alcohólicas.

- Realizar algún tipo de actividad física.

- Seguir una dieta variada otorgándoles la importancia merecida a la fruta y a la verdura dado su aporte en zinc y en ácido fólico. Los frutos secos tampoco han de faltar.

- No llevar el móvil en el bolsillo delantero de los pantalones. Los testículos están a una temperatura de 34º. El móvil es una fuente de calor que puede alterar la creación de esperma. Resulta conveniente llevar el teléfono en otro bolsillo y no usar la zona genital para apoyar el teléfono o el ordenador portátil.

- Evitar llevar ropa ajustada de forma habitual. Es mejor escoger la más holgada y mantener una temperatura fresca para los testículos.

- Tomar medidas preventivas para evitar contraer una ETS. Este consejo es de obligado cumplimiento hasta encontrar a la persona con la que se quiera ser padre. El uso del preservativo evita este tipo de enfermedades cuyas consecuencias terminan alterando la calidad seminal.

- No usar lubricantes genéricos para la penetración. Su composición puede llegar a ser espermicida. Mejor escoger aquellos diseñados especialmente para la fertilidad.

- Consultar al especialista que nos ofrezca el seguro médico sobre la medicación que tomamos (si procede). En ocasiones, se recetan medicamentos que tienen efectos secundarios como la alteración de la producción de semen.

Recomendaciones para conseguir el embarazo

Las parejas que quieren lograr este objetivo suelen cometer el error de tener relaciones más a menudo pensando que a mayor número de eyaculaciones, mayores posibilidades de éxito. Es justo lo contrario, ya que los testículos necesitan un par de días para poder generar semen con la calidad suficiente.

Resaltamos que lo adecuado sería intentarlo unas tres veces por semana. Además, es importante recordar que los espermatozoides pueden seguir vivos en el cuerpo de la mujer hasta 48 horas después de la eyaculación.

¿Cómo es posible lograr el embarazo si no mejora la calidad del semen?

Entre las soluciones más habituales, encontramos las siguientes:

- La fecundación in vitro. Se inyecta un espermatozoide sin malformaciones en el óvulo introducido previamente en una probeta. Posteriormente, se coloca el óvulo en el útero.

- Inseminación artificial. Se escogen los espermatozoides con mayor movilidad para inyectarlos en el óvulo poco antes de la ovulación.

El resto de tratamientos específicos está más ligado a los diversos problemas de fertilidad que también puede tener la mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here