¿Tu piel ha sufrido mucho este verano? ¿Sabías que una sobreexposición solar puede dañar tu piel ocasionando manchas, arrugas y flacidez?

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y al que prestamos menos atención. ¿Cuántas horas habremos estado tumbados en la playa o en la piscina, buscando el bronceado perfecto, sin tener en cuenta que estábamos castigando nuestra piel con los rayos de sol?

La piel tiene memoria para mal. Si nosotros no hemos tenido cuidado protegiéndonos con los factores de protección solar, el sol puede llegar a provocar un daño irreparable en la célula que produce unas sustancias radicales libres, cambiando el ADN y pudiendo provocar lesiones cancerígenas. Además, las radiaciones que producen el sol son acumulativas. Es decir, si hemos tomado el sol durante muchos años, sufrido tanorexia, etc., lo podemos pagar más adelante.

Pero no sólo es el sol. Aparte de éste, también tenemos otros elementos que dañan nuestra piel. Hay agentes externos como la sal del mar, la arena, el cloro de las piscinas, las cremas, etc., que también son enemigos de nuestra piel en verano. Todos estos elementos son toxinas que están en la capa de la piel, y que no permiten que la piel respire y se renueve.

A estas alturas todos sabemos que el verano envejece la piel: el sol, el calor, el salitre y el cloro de las piscinas dañan la piel y, por ello, es muy importante cuidarla durante y después del verano. Para reparar los daños causados por el sol del verano y preparar la piel para el invierno, ahora es un buen momento para devolver a tu piel la hidratación perdida durante estos meses estivales.

¿Qué tenemos que hacer para que la piel recupere todo su esplendor, además de prevenir manchas y arrugas? Exfoliar e hidratar la piel. La exfoliación nos ayudará a eliminar todas las células muertas y así tendremos una piel libre de impurezas y dejaremos la piel preparada para empezar a hidratarla con una buena crema hidratante libre de grasa. Además, es muy importante tomar 2 litros de agua al día para purificar, tonificar e hidratar la piel.

Aparte de estos consejos, te recomendamos, por una parte, que siempre hidrates tu rosto con una crema hidratante con protección solar durante el día. Por otra parte, no olvides que dos de los principales enemigos de nuestra piel, aparte del sol, son el tabaco y el alcohol; intenta minimizar su consumo para que tu piel no se vea apagada y envejecida. Finalmente, una buena alimentación a base de frutas y verduras mejorará el aspecto de tu piel.

Entra ya en isalud.com y contrata tu seguro de salud, para ti y para toda tu familia. Tienes la posibilidad de contratar el seguro médico que mejor se adapte a tus necesidades ya que tienes diferentes tipos de seguros de salud como los Adeslas Básico, Adeslas Plena Vital, Adeslas Plena y Adeslas Plena Plus.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here