El aceite del árbol del té se caracteriza por ser medicinal y terapéutico. El objetivo de este artículo es explicar las propiedades de este producto y cuáles son los usos que más destacan para que podamos sacarle el máximo provecho.

¿Qué es el aceite esencial del árbol de té y cuáles son sus propiedades?

El árbol de té, denominado científicamente Melaleuca alternifolia, es un arbusto procedente de Australia que llega a alcanzar hasta cinco metros de altura. El aceite esencial de este tipo de árbol se obtiene de la destilación de las hojas y la corteza y sus principales propiedades se basan en funciones antisépticas, fungicidas y antiinflamatorias.

Durante cientos de años, los aborígenes han utilizado la esencia obtenida para preparar lociones que servían como remedios naturales para combatir agentes infecciosos y problemas de la piel. Actualmente, además de sernos útil para cuidar nuestra salud, también podemos utilizarlo como limpiador ecológico de nuestras viviendas para limpiar sofás, suelos, ventanas y hasta sanitarios.

Gracias a su potencial y a la aplicación de sistemas eficaces como vaporizadores, tenemos un abanico de posibilidades muy amplio en el mercado con lociones y geles con dosificadores especiales para cubrir diferentes tipos de uso.

¿Cuáles son los principales usos del aceite esencial del árbol de té?

Aunque tiene muchos usos, resumiremos en las siguientes líneas los más interesantes:

- Podremos utilizarlo como recurso antibacteriano, antiviral y cicatrizante. Indispensable su aplicación en cualquier corte para desinfectarlo en el momento y evitar que se infecte.

- Es un buen producto como repelente de insectos, poniendo únicamente unas gotas en el área de la picadura.

- Garantizamos que su poder es tan efectivo que supera a muchos fármacos convencionales en la prevención de infecciones, como el acné.

- Si, por ejemplo, nos hacemos una herida, actuará de antiséptico natural, aplicándolo directamente en la zona afectada. Sirve también para ampollas y quemaduras.

- El el caso de que nos salgan hongos en los pies, solo tendremos que echarnos unas gotas directamente en la zona afectada y masajear con las yemas de los dedos.

- Para tratar los problemas de congestión nasal es útil hacer baños de vapor con agua hirviendo donde habremos incorporado cinco gotas de aceite.

- Para paliar las molestias de garganta, aconsejamos diluir cuatro gotas de aceite en un vaso de agua tibia y hacer gárgaras, escupiendo posteriormente la mezcla.

- Si nos salen llagas o nos percatamos de que tenemos mal aliento, podemos realizar enjuagues para eliminar la placa bacteriana antes de cepillarnos los dientes.

- Las infecciones vaginales como la cistitis también pueden verse disminuidas gracias a su aplicación. Su uso externo reducirá la proliferación de bacterias y levaduras, evitando el mal olor.

- Los incómodos piojos y liendres no sobrevivirán a una aplicación en el cuero cabelludo de una mezcla con estas gotas de esencia milagrosa.

- También se ha comprobado que es eficaz para reducir la aparición de caspa. Además de reducir los picores en la cabeza que provoca esta afección, controlará el exceso de grasa en el mismo cuero cabelludo.

- La aplicación de este ingrediente efectivo sobre la piel acelera el proceso de regeneración de las células. Por ello, está especialmente indicado en aquellos casos en los que nos hemos quemado por una larga exposición al sol, evitando la aparición de ampollas o infecciones más graves.

- Aunque no está indicado para eliminar verrugas (en este caso deberás acudir a tu médico para que haga un análisis exhaustivo y elija el tratamiento adecuado), este aceite ayudará a ablandarlas para que se caigan más deprisa. Su composición antiviral hará que estemos protegidos ante el desarrollo de los virus que fomentan este problema y evitaremos que podamos contagiar otras zonas del cuerpo.

¿Cómo aplicar el aceite esencial?

Siempre debemos aplicarlo por vía tópica y nunca ingerirlo porque es tóxico para el organismo. Dentro de las contraindicaciones se encuentran la de prescindir de su uso en mujeres embarazadas porque podrían provocar reacciones alérgicas con enrojecimientos de piel o hinchazón. Tampoco es recomendable su uso en niños porque en diferentes estudios se ha sugerido que la exposición reiterada a esta esencia podría provocar inflamación del tejido mamario en niños pequeños.

Podemos diluirlo con otro elemento natural, como el aloe vera, miel, vinagre de manzana o aceite de oliva virgen, e incluso con alcohol, contando cinco partes del otro compuesto por una del aceite de los árboles del té.

Por supuesto, es importante que tengamos en cuenta que siempre que notemos molestias o creamos que tenemos alguna afección, deberemos visitar a nuestro médico. Los seguros médicos ofrecen ofertas atractivas que nos permitirán tener visitas rápidas y una atención especial.

En conclusión, el aceite de árbol de té es un auténtico producto que deberíamos tener todos a mano siempre en el botiquín porque nos puede sacar de más de un apuro. Es el momento de apostar por este producto natural y beneficiarnos de sus recursos curativos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here