Con la pandemia actual, es importante llevar una mascarilla que nos proteja, pero que también proteja a los de alrededor frente al contagio. La COVID-19 es una enfermedad que se transmite a partir de gotitas de agua que quedan en forma de aerosol en el aire. Por eso, es importante colocarse una mascarilla adecuada, para filtrar dichas gotas y evitar que se expandan al exterior si provienen de nuestro organismo. Existen distintos tipos de mascarillas que pueden ayudar a frenar el virus, entre ellas las reutilizables. A continuación, hablaremos sobre cómo desinfectar mascarillas reutilizables.

Paso 1. Saber cada cuánto hacerlo

Algunas personas se preguntan cada cuánto lavarla. Tras el uso de mascarilla, debe lavarse en el mismo momento tras llegar a casa. Así, las mascarillas deben lavarse a diario.

Sin embargo, si sentimos que podemos haber estado expuestos al coronavirus, se deben tomar precauciones adicionales. Si hemos estado en el metro, por ejemplo, y alguien estornuda sobre nosotros, es mejor tirar esa mascarilla en una bolsa de plástico cuando lleguemos a nuestro destino.

Cabe destacar que si nuestra mascarilla se desgasta o deshilacha, debemos reemplazarla cuanto antes.

Paso 2. Dos posibles métodos: a mano o en la lavadora.

El jabón o detergente y el agua desinfectan las mascarillas. El agua tibia y cualquier detergente que acostumbremos a usar en casa deberían funcionar muy bien.

Podemos lavar a mano o poner la mascarilla en la lavadora. Este último método es más que efectivo para conseguir la desinfección adecuada.

Una vez elegido el método, debemos proceder a realizarlo.

Si realizamos el método a mano, podemos sumergir la mascarilla en una dilución de lejía de 1:50 en agua tibia durante media hora. Esta dilución sería lo equivalente a diluir 20 mililitros de lejía en 900 mililitros de agua (casi 1 litro). Posteriormente, debemos enjuagarla con abundante agua y jabón para eliminar los restos del hipoclorito sódico.

Si utilizamos el método de la lavadora, simplemente debemos colocar un detergente normal y proceder a colocar el programa de 60-90 grados de temperatura, con un ciclo normal.

Las mascarillas que puedan parecer más delicadas deben lavarse a mano durante al menos 20 segundos con agua tibia o caliente antes de entrar en la secadora.

Paso 3. Dejando secar

Luego, podemos dejar que la mascarilla se seque al aire o colocarla en la secadora de ropa para ayudar a destruir las partículas que puedan quedar. En este punto, ya es muy improbable que hayan quedado restos de posibles virus, pero más vale asegurarse exponiendo la mascarilla al calor. Deja durante 3 o 4 horas al aire (dándole la luz solar directamente) para que termine de secarse.

Algunos expertos sugieren que todas las mascarillas se laven con agua caliente en la lavadora y se sequen a altas temperaturas. También señalan que las mascarillas se pueden planchar con el programa adecuado para algodón o lino para mayor tranquilidad.

¿Qué hay de desinfectar los filtros?

Algunos filtros, particularmente los de HVAC, se pueden usar dos o tres veces antes de requerir lavado, pero algunas personas optan por lavar los filtros con tanta frecuencia como limpian sus mascarillas. Aun así, los filtros son, en su mayor parte, destinados a un uso único. Debido a eso, se reemplazarán con más frecuencia de lo que reemplazaríamos nuestra mascarilla reutilizable. También es importante tener en cuenta que cada lavado reduce la efectividad de los filtros.

Los filtros también son más delicados que las mascarillas, por lo que deben lavarse a mano en lugar de colocarse en la lavadora. Para secarlos, podemos también utilizar la secadora o, mejor aún, utilizar un secador de pelo y mantenerlo al menos a 6 a 8 cm del filtro durante el proceso.

Recordemos escoger siempre las mascarillas adecuadas para su desinfección

No debemos confundir las mascarillas reutilizables con las ya conocidas mascarillas quirúrgicas, las cuales son de un solo uso, diseñadas para proporcionar protección contra gotas grandes, salpicaduras o aerosoles de fluidos corporales u otros líquidos peligrosos. Estos tipos de mascarillas experimentan fugas alrededor de los bordes cuando el usuario inhala y no proporcionan un nivel confiable de protección respiratoria contra partículas más pequeñas en el aire. Por tanto, ya sabemos que no podremos reutilizarla.

Si bien hay formas de usar y quitarse adecuadamente las mascarillas (lavarse las manos es un paso), las mascarillas de tela se deben lavar para poder reutilizarlas adecuadamente. A pesar de lo que creen muchas personas, este tipo de herramientas también son igual de eficaces que las mascarillas de un solo uso. La diferencia está en que debemos limpiar la mascarilla para que tenga una gran efectividad.

Es de suma relevancia llevar a cabo los pasos anteriores para conseguir desinfectar mascarillas reutilizables. En ocasiones, una mascarilla mal lavada que se reutiliza constantemente puede albergar mayor peligro que ir sin mascarilla. Lo mismo ocurre con su manipulación, pues debemos recordar que es imprescindible el uso de guantes antes de proceder a su limpieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here