En torno al 15 % de los adultos, especialmente las mujeres, padecen insomnio crónico. Este trastorno no consiste en no poder dormir de manera puntual por alguna causa específica, sino en una alteración constante del sueño que impide que el organismo pueda recuperar la fuerza perdida durante la jornada.

Resulta imprescindible conocer sus síntomas, los tratamientos para superarlo y las consecuencias de no tratar esta enfermedad de manera correcta. Se abordan estos aspectos en los siguientes apartados.

Síntomas del insomnio crónico

Se entiende por crónico el que provoca la imposibilidad de dormir de manera continuada durante más seis meses. Entre las causas que lo originan se encuentran las siguientes:

· Padecer estrés o ansiedad causados por la rutina diaria o por las circunstancias que vive la persona.

· Padecer una depresión motivada por algún tipo suceso personal de importancia (un divorcio, la muerte de un familiar o del cónyuge, etcétera).

· Tener que trabajar en turnos distintos a lo largo del mes.

· El sedentarismo y la ausencia total de ejercicio físico en las rutinas habituales.

· Los viajes continuados a otras latitudes con una diferencia horaria pronunciada.

Si bien estas son las causas más habituales, no es menos importante repasar cuáles son los síntomas que se pueden presentar para su detección inmediata:

· Tardar demasiado tiempo en conciliar el sueño.

· Dormir durante periodos que no llegan a una hora de duración.

· Permanecer despierto durante buena parte de la noche.

· Levantarse con la sensación de no haber dormido.

· Despertarse a una hora demasiado temprana y no tener la capacidad de volver a dormirse.

De experimentar alguno de estos síntomas se recomienda acudir al especialista lo antes posible. Para diagnosticar esta enfermedad se analizarán factores como su historial médico y sus costumbres a la hora de irse a dormir.

Entre las pruebas diagnósticas más repetidas se encuentra el estudio del sueño. Consiste en ir a dormir al hospital o clínica encargada del mismo para hacerlo monitorizado. El resultado final es un informe completo de las veces que se despierta, de los cambios en su organismo y de cuáles son las anomalías que pudieran corregirse con la medicación correspondiente.

De no ofrecer resultados concluyentes, se procedería a la realización de estudios médicos más específicos con el único objetivo de detectar cuál podría ser el origen real del problema. En este sentido, es importante coordinar la labor de especialistas en neurología y psiquiatría para lograr unos resultados que se conviertan en la base más idónea para llevar a cabo el diagnóstico más acertado.

Consecuencias de no tratar el insomnio crónico

Achacar la presencia del insomnio crónico a problemas diversos es tan habitual como perjudicial. Si existe algún tipo de preocupación concreta, puede ser normal no dormir, pero no hacerlo durante varios meses es síntoma de una dolencia de mayor gravedad. No tratar correctamente el insomnio crónico puede provocar:

· Problemas de gestión emocional.

· Ansiedad y depresión.

· Posibilidad de experimentar tendencias suicidas.

· Alteraciones cardiovasculares derivadas de la inflamación del organismo.

· Problemas de adaptabilidad y de sociabilidad.

· Dificultades para llevar una vida normal en lo que respecta a la pérdida de la capacidad de concentración.

· Hipertensión.

· Posibilidad de sufrir un accidente de tráfico mientras se conduce.

· Obesidad.

· Errores en la apreciación personal y baja autoestima.

· Incapacidad de detectar los síntomas de diversos problemas de salud.

· La pérdida de la calidad de vida.

Teniendo en cuenta la gravedad de estas consecuencias, es fácil deducir que automedicarse o confiar en que todo se solucionará son opciones que se deben descartar lo antes posible. Solo un especialista tiene la capacidad de abordar esta enfermedad de forma eficaz y ofrecer soluciones acordes a la gravedad de cada caso particular.

Tratamientos para el insomnio crónico

Una vez diagnosticado, y analizadas sus causas, es habitual ofrecerle al paciente alternativas distintas para lograr el objetivo de ir eliminando sus síntomas de manera progresiva. Este trastorno tiene cura y se puede superar. Básicamente, los tratamientos se podrían dividir en los siguientes apartados.

Farmacológico

Aunque pueda parecer que el uso de hipnóticos sea la opción más adecuada, no es así. Lo habitual es incluir alguno, pero la mayoría de la medicación consiste en antidepresivos, ansiolíticos o adaptógenos (aunque estos últimos no son medicamentos) que permitan recuperar el equilibrio mental, instando así al cerebro a que se relaje y a que provoque el sueño. Igualmente importante resulta ir dosificando los fármacos y retirándolos progresivamente para conseguir que el proceso del sueño sea lo más natural posible.

Conductual y cognitivo

Esta alternativa es siempre eficaz para lograr paliar los síntomas de la ansiedad o del estado de nervios que provoca el insomnio. Ha de ser guiado por psicólogos o psiquiatras para facilitar la recuperación de la confianza del paciente y, especialmente, para que sea más sencillo para esa persona superar los problemas que pueda experimentar.

Relacionado con el estilo de vida del paciente

Una dieta saludable, no beber alcohol, dejar de fumar, hacer deporte o modificar las costumbres previas a la hora de irse a dormir suelen ser opciones efectivas. El objetivo final es lograr que irse a dormir deje de ser traumático para convertirse en una actividad mucho más fácil de sobrellevar.

Conclusión

La mayoría de las mujeres que padecen insomnio no toman la decisión de ir a pedir ayuda a un especialista. Culpar del insomnio a diversas situaciones puede ser válido para algunas semanas, pero cuando es imposible dormir durante meses es indispensable someterse a una revisión médica para que se analicen las causas que provocan esta situación.

Superar el insomnio es siempre síntoma de recuperar la calidad de vida, la capacidad de concentración y la posibilidad de descansar correctamente para afrontar la rutina diaria con mayores probabilidades de éxito. Pensar que se puede arreglar con el tiempo es siempre la mejor opción para que el problema se cronifique y que termine provocando daños, como los arriba comentados, que pueden evitarse confiando en un especialista y apostando por superar una dolencia que puede llegar a marcar la vida de una persona de forma definitiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here