Los seguros personales son aquellas pólizas que cubren los riesgos que pueden llegar a afectar la integridad física, existencia o salud de los asegurados. Los seguros personales protegen a una persona, el asegurado, en el caso que suceda un siniestro que le afecte directa o indirectamente.

En este caso, un fallecimiento, sufrir un accidente con secuelas o enfermar, son situaciones para las que los seguros personales ofrecen diferentes soluciones en forma de indemnización, ofreciendo servicios médicos privados o como producto de ahorro.

Tipos de seguros personales

Dependiendo de las características de estas pólizas, podemos clasificar los seguros personales en cuatro categorías: vida, accidentes personales, seguros médicos o de enfermedad y dependencia.

El seguro de vida es un tipo de póliza que garantiza una determinada cantidad de dinero a los seres más próximos en caso de que el asegurado fallezca.  En este tipo de seguro personal encontramos tres roles: el tomador (el que paga la prima), el asegurado (de cuya vida depende el contrato) y el beneficiario (el que recibirá el capital).

En este tipo de seguro personal podemos encontrar tres subclases:

  • Seguros de fallecimiento: los beneficiarios designados recibirán un capital pactado siempre y cuando el asegurado muera antes de que finalice el contrato.
  • Seguros de supervivencia (o de ahorro): si el asegurado vive cuando el contrato finalice, se garantiza a los beneficiarios recibir el capital acordado.
  • Seguros de vida mixtos: Se pagará el capital en caso de fallecimiento del asegurado o bien al vencimiento del contrato, siempre y cuando siguiera con vida.

En cuanto a la segunda modalidad de seguros personales, accidentes personales, su finalidad es la de indemnizar al beneficiario en caso de sufrir un accidente que provoque incapacidad o muerte al asegurado.

En relación al tercer seguro personal, el seguro de salud o enfermedad, es aquel que proporciona a todos los asegurados en póliza de una cobertura sanitaria que puede ser desde asistencial hasta de carácter económico. Encontramos varias modalidades de seguros de salud, como pueden ser los de asistencia sanitaria, los de reembolso de gastos médicos y los de indemnización. Más adelante hablaremos de los diferentes seguros de salud que podemos encontrar.

Finalmente, en relación al cuarto y último seguro personal, el seguro de dependencia, éste garantiza una indemnización que se cobrará en forma de renta, capital o prestación de un servicio cuando el asegurado de la póliza no pueda valerse de sí mismo.

Seguros personales de salud

Los seguros personales de salud ofrecen asistencia sanitaria completa y resultan una alternativa importante a la sanidad pública. Las personas, antes de contratar un seguro de salud privado, buscan y comparan información de los distintos productos que ofrecen las compañías aseguradoras.

Básicamente diferenciamos dos tipos de seguros médicos: los seguros con cuadro médico y los de reembolso. La principal diferencia entre ambos es que los seguros de salud con cuadro médico permiten visitarse a todos los médicos y centros hospitalarios existentes dentro de la guía médica de la compañía.

En cuanto al segundo tipo, el seguro de salud de reembolso, permiten acudir a cualquier médico o centro hospitalario, con libre elección. Normalmente, si la compañía ofrece un amplio y completo cuadro médico, los usuarios suelen escoger la primera opción, es decir el seguro médico con cuadro médico.

Asimismo, dentro de los seguros personales de salud con cuadro médico, podemos encontrar las pólizas con copago o sin copago.

Los seguros personales de salud con copago son muy recomendables para todas aquellas personas que no suelen ir mucho al médico y por ello, lógicamente, la prima mensual del seguro es menor. Independientemente de ello, el asegurado podrá acceder al cuadro médico de la compañía pagando los servicios sanitarios cada vez que reciba asistencia médica en el centro sanitario.

Este tipo de seguro de salud está pensado para las personas que van al médico cuando realmente lo necesitan, pagando una prima más ajustada y haciendo frente a una pequeña parte del servicio médico que necesiten en cada ocasión.

En cuanto a los seguros personales de salud sin copago, se caracterizan por tener una cuota mensual será un poco más elevada, pero, sin embargo, el asegurado no tendrá que abonar nada más durante la vigencia del contrato, independientemente del número de visitas médicas, pruebas o tratamientos de los que haga uso.

Este tipo de seguro de salud personal es muy recomendable para familias con niños o personas mayores que acuden más a menudo al médico, así como asistencias sanitarias de urgencia. Asimismo, esta modalidad también es muy recomendable para todas aquellas mujeres que quieran quedarse embarazadas.


En iSalud, comparador de seguros médicos nº1 en España, puedes contratar el seguro de salud que más se ajuste a tus necesidades de forma rápida y sencilla. Además, si tuvieras cualquier duda o necesitaras ampliar la información, puedes contactar con nosotros por teléfono o por el chat médico iSalud, y un asesor comercial especializado en seguros médicos te atenderá de manera personalizada.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here