Conocer muy bien los síntomas del coronavirus es uno de los factores claves que nos asegurará una pronta atención médica y ayudará de manera significativa en la contención de la propagación del coronavirus.

Desde el inicio de la pandemia, uno de los ejes principales para su control ha sido la actualización constante de la información relacionada con la identificación de los síntomas y los pasos a seguir en caso de padecer alguno de ellos. La realidad es que la enfermedad de la COVID-19 es aún un padecimiento en investigación y cada día salen a la luz nuevas informaciones sobre sus principales síntomas. Debido a esto existen síntomas del coronavirus que no son muy conocidos por la población, ya sea por su baja incidencia, porque no han sido ampliamente divulgados como otros o porque aún se encuentran en proceso de investigación.

Síntomas más conocidos de la COVID-19

Entre los síntomas más conocidos y estudiados del coronavirus podemos mencionar fiebre, tos seca y persistente, dificultad para respirar, cansancio, dolor de garganta y la pérdida de olfato o anosmia. Todo ello combinado con otras sintomatologías como fatiga, presión en el pecho, diarrea, pérdida de apetito, jaquecas o dolor de cabeza, dolor muscular o confusión.

Son síntomas que afectan con diferentes niveles de intensidad a las personas, aunque se señala que un amplio porciento de los enfermos los desarrolla con un nivel leve o moderado que no requiere hospitalización. Se presentan después de 5 o 6 días después de contagio, aunque a veces pueden presentarse pasados los 14 días.

Síntomas menos conocidos del coronavirus

Aunque los anteriormente mencionados son los síntomas más comunes y conocidos del virus, existen otras sintomatologías asociadas a este que ayudan a detectarlo en el organismo. Síntomas que han sido identificados tras el estudio de un gran número de casos y que amplían de manera significativa el cuadro sintomático de la enfermedad. Estos son algunos de ellos.

Linfocitopenia

Otra señal importante la baja cantidad de linfocitos en el organismo (linfocitopenia), que además ha demostrado ser una condición coadyuvante del agravamiento de los pacientes y un factor esencial para el pronóstico temprano del curso clínico de la enfermedad.

Pérdida de los sentidos del olfato y el gusto

Otras de las señales que ayudan a detectar la COVID-19 es la afectación de los sentidos del olfato (hiposmia-anosmia) y el gusto (hipogeusia-disgeusia) ya han sido incluidas en el catálogo de síntomas del virus por su significativa incidencia entre los afectados. Incluso hay estudios que señalan que la presencia de la pérdida de olfato en la fase temprana de la enfermedad es un indicativo de menor gravedad en la infección.

Dolencias oftalmológicas. Conjuntivitis viral

Otras de las sintomatologías que se han detectado y relacionado con la enfermedad del actual coronavirus es el desarrollo de problemas oftalmológicos como la sensación de cuerpo extraño, visión borrosa u ojo seco.

La conjuntivitis viral se ha descubierto como otro de los síntomas de la infección al estar presente en un buen número de casos en algún momento del padecimiento. Una de las sintomatologías con más peligro de contagio por la fácil transmisión a través de las lágrimas y la conjuntiva.

Lesiones cutáneas

Otra de las sintomatologías en estudio son las lesiones cutáneas que presentan un buen número de pacientes afectados por la COVID 19. Por ejemplo, erupciones parecidas a los sabañones en zonas acrales, lesiones urticariformes y erupciones vesiculosas, máculo-pápulosas y de tipo necrosis.

Síndrome Kawasaki

El desarrollo de la enfermedad de Kawasaki en algunos niños durante la pandemia, ha llevado a relacionar esta dolencia con la COVID-19. Se trata de una inflamación arterial que llega a afectar los vasos sanguíneos y que provoca una bajada de presión y la acumulación de líquido en los pulmones y otros órganos.

Problemas neurológicos

Se han detectado un buen número de pacientes que desarrollan además síntomas de índole neurológico durante la enfermedad: mareo, accidentes cerebrovasculares, alteración del nivel de conciencia, epilepsia, neuralgia y ataxia.

Fallos cardíacos

Se han dado casos de personas infectadas que desarrollan síntomas como daño miocárdico agudo o fallo cardiaco, incluso sin presentar síntomas más habituales como problemas respiratorios o fiebre.

Fenómenos trombóticos

Se ha observado la presencia de un gran número de pacientes infectados que padecen problemas relacionados con fenómenos trombóticos que en ocasiones desembocan en embolismos, trombosis venosa profunda, isquemia cardiaca, muerte súbita o infartos cerebrales.

Conocer los síntomas del coronavirus nos ayudará a detectarlo a tiempo y recibir la atención médica necesaria a tiempo. De ahí la importancia de contar con un seguro médico de calidad que te ofrezca todo el soporte necesario para el control y monitorización de tu estado de salud. Recuerda que la mayoría de las personas afectadas por la COVID1-9 desarrollan una sintomatología leve que no requiere hospitalización. Lo más importante es seguir las recomendaciones de los organismos oficiales y mantener la comunicación con los facultativos que te atiendan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here