Hay situaciones cotidianas de angustia y preocupación que requieren tratamiento para la ansiedad en algunas personas. Una intensa intranquilidad, persistente y excesiva, suele significar algún tipo de trastorno de ansiedad. Suele manifestarse con episodios recurrentes de miedo, desazón e incluso terror, conocidos como ataques de pánico.

Los dos tratamientos habituales para los estos trastornos son los medicamentos y la psicoterapia, o una combinación de ambos. Es necesario consultar a los profesionales médicos y psicológicos para que evalúen el procedimiento más adecuado. A menudo, es necesario probar varios hasta que se encuentra el método más conveniente.

Tratamiento natural para la ansiedad

Existe bastante diversidad de remedios no farmacológicos que pueden resultar seguros y eficaces para este problema. Algunos empiezan a hacer efecto de inmediato, y otros actúan funcionalmente de mejor manera a largo plazo, de fondo.

Sustancias naturales

La manzanilla puede ayudar bastante como tratamiento natural para la ansiedad. Hay estudios que demuestran una reducción significativa de la ansiedad cuando se consume habitualmente. Algunos de sus componentes están relacionados con receptores cerebrales que actúan para calmar la mente.

La valeriana es una planta medicinal muy utilizada también. Su efecto sedante es ideal para actuar contra algunos de los síntomas.

La pasiflora es otro sedante, que incluso el gobierno alemán ha considerado y la ha incluido en los protocolos para la inquietud nerviosa. A su vez, combinada con la valeriana o la tila, puede actuar tranquilizando eficazmente.

El lúpulo y la lavanda utilizados en aromaterapia, como aceites volátiles, resultan muy competentes asimismo para los estados de agitación.

El omega 3 puro, extraído del aceite de pescado, contiene ácidos grasos que se comportan reduciendo las alteraciones por estos trastornos.

Las nueces o el chocolate negro son alimentos a los que se puede recurrir en caso de sufrir nerviosismo a menudo.

Hábitos generales de vida saludable

El ejercicio es otro tratamiento natural para la ansiedad muy válido para el cerebro. Está considerado un intenso antídoto contra esta, a corto y a largo plazo. Cuando se practica con regularidad, el organismo genera endorfinas, que aportan mayor bienestar e incluso autoestima.

La práctica de la meditación y el mindfulness es otro recurso que se debe tener en cuenta, ya que enseñan técnicas de respiración. Estos conocimientos se utilizan competentemente para aumentar la concentración y disipar la intranquilidad o insatisfacción. El yoga o el taichí también son medios que funcionan aliviando la incertidumbre creada por la ansiedad.

Calentar el cuerpo acudiendo a un baño turco o una sauna produce efectos muy relajantes, ya que el calor altera las comunicaciones neuronales. Así, se produce un cambio de estado de ánimo por la producción de serotonina.

Procedimientos a seguir según el trastorno

Ya que existen diferentes trastornos de ansiedad, los métodos para contrarrestarlos también serán diferentes.

Tratamiento para la ansiedad y estrés

El estrés diario conlleva al organismo a liberar constantemente cortisol y adrenalina al torrente sanguíneo, ocasionando un “modo de emergencia” constante. Esto puede producir alteraciones en los tejidos, mayor producción de glucosa e incluso alteraciones en la tiroides. Otro efecto es el envejecimiento celular prolongado, afectando a la digestión y desgastando el sistema inmune.

En cambio, muchas veces no se puede evitar el estrés por la aparición de situaciones de presión. Lo mejor es aprender a enfrentarse a estos entornos, poniendo en práctica hábitos y técnicas que fortalezcan el carácter. Practicar actividades relacionadas con la relajación y aprender a delegar pueden ser buenas soluciones.

Tratamiento para la ansiedad y depresión

En este caso, la ansiedad suele aparecer en forma de síntoma de la depresión. Asimismo, la depresión puede desencadenarse a causa de un trastorno de ansiedad, e incluso aparecer conjuntamente.

Para paliar estas patologías, se utiliza asesoramiento psicológico y diferentes medicamentos, como ansiolíticos o antidepresivos, o ambas opciones. Los cambios en los hábitos, la práctica de la relajación, el apoyo del entorno y el ejercicio físico también pueden contribuir positivamente. Por supuesto se debe evitar el consumo de alcohol, el tabaco u otras drogas.

Tratamiento para la ansiedad generalizada

Este trastorno consiste en sentir preocupación y ansiedad excesivas y persistentes por ciertas situaciones o actividades rutinarias. Se padece sensación de peligro real, es muy difícil de controlar y afecta generalmente al estado físico. Suele ocurrir junto con otros padecimientos de depresión, estrés o angustias.

El tratamiento será el que decida el profesional médico, muy parecido al de la depresión.

Los niños y la ansiedad

En la edad infantil, la ansiedad puede indicar una adaptación al medio en el que se están desarrollando los niños. Por ello, no es aconsejable inhibirla, sino tratarlo como un mecanismo de protección y funcional.

Sin embargo, pueden presentarse otros trastornos más graves que deberá valorar la unidad pediátrica y psiquiátrica, en su caso. Para ello, emitirá un diagnóstico diferencial con las medidas a ejecutar.

Sea como fuere, es aconsejable consultar a los profesionales médicos psiquiatras o psicólogos para que verifiquen el tratamiento para la ansiedad más efectivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here