Para saber actuar ante un ataque de epilepsia, lo primero que debes de conocer es como identificar qué es una epilepsia. La epilepsia es una enfermedad neurológica de afección crónica y de causas diversas. Con crisis recurrentes por una descarga excesiva de las neuronas cerebrales que se independizan y descargan sincrónicamente. Se asocian a manifestaciones clínicas y paraclínicas.

¿Qué es un ataque de epilepsia?

El ataque de epilepsia es el episodio súbito que afecta a una persona en aparente buen estado de salud o agravación brusca de un estado crónico, sinónimo de acceso o crisis. La crisis epiléptica es el momento de una enfermedad caracterizada por cambios súbitos y generalmente decisivo hacia la mejoría o agravación, sinónimo de ataque. Son manifestaciones de actividad epiléptica, excesiva e hipersincrónica de las neuronas del encéfalo que es usualmente autolimitada. Los síntomas y signos ocurren de forma transitoria.

Desde el punto de vista epidemiológico se habla de epilepsia, cuando ha habido 2 o más crisis epilépticas fortuitas en una persona. Cuando no hay una causa genética o traumática identificada, se la denomina epilepsia idiopática.

¿Cuáles son los tipos de epilepsias y sus síntomas?

Un síntoma cardinal en los ataques de epilepsia es la convulsión. Pero hay que estar claros de que la convulsión, no se presenta solamente en los cuadros epilépticos, ya que forma parte de otros factores capaces de causar convulsiones de origen cerebral, como la hipoxia cerebral, tóxicos y trastornos metabólicos. Una convulsión es toda contracción involuntaria de la musculatura del cuerpo. Estas contracciones pueden ser continuas o discontinuas. Con origen cerebral o espinal.

La clasificación de los ataques se da en función de los síntomas de epilepsia que presenta, ya que cada tipo de epilepsia tiene diferentes tipos de manifestaciones, causas y evolución. En las epilepsias hay formas generalizadas y focales, dependiendo de si está acompañada de convulsiones generalizadas o focales.

Los tipos de epilepsia son:

Crisis generalizadas (Son simétricas en ambos lados y sin inicio local)

  1. Tónicas, clónicas o tónico-clónicas (Gran mal)
  2. Ataque de ausencia (pequeño mal)
  • Sólo con pérdida de la conciencia
  • Compleja: con movimientos clónicos, tónicos o automáticos breves
  1. Síndrome de Lennox- Gastaut
  2. Epilepsia mioclónica juvenil
  3. Espasmos infantiles (síndrome de West)
  4. Atonía (astáticas, acinéticas) a veces con sacudidas mioclónicas

Crisis parciales o focales donde las crisis inician en forma local

  1. Simples (sin pérdidas del estado de alerta o alteración en la función psíquica)
  • Motoras originadas en el lóbulo frontal (tónicas, clónicas, tónico-clónicas: jacksonianas; epilepsia benigna de la infancia; epilepsia parcial continua)
  • Somatosensoriales o sensoriales especiales (visual, auditiva, olfatoria, gustativa, vertiginosas)
  • Vegetativas
  • Psíquicas puras
  1. Complejas (con trastornos de la conciencia)
  • Inician como crisis parciales simples y progresan hasta afectar el estado de conciencia.
  • Con trastornos de la conciencia desde el principio.

Síndromes epilépticos especiales

  1. Mioclono y crisis mioclónicas
  2. Epilepsia refleja
  3. Afasia adquirida con trastornos convulsivos
  4. Crisis febriles y de otras clases de la lactancia y la infancia
  5. Crisis histéricas

Los síntomas que experimenta una persona durante una crisis epiléptica dependen del lugar en el cerebro en el cual ocurre la alteración de la actividad eléctrica. Por lo que el cuadro clínico varía dependiendo del tipo de síndrome epiléptico causante de las crisis. Se denominan crisis tónico-clónicas (también llamada de gran mal) a aquellas en el que el paciente pierde el sentido y se desploma, se pone rígido y tiene espasmos musculares.

En las crisis parciales complejas, el paciente puede parecer confundido o aturdido y no podrá responder a preguntas ni a instrucciones. Sin embargo, no todas las crisis son tan notables. Existen ataques muy leves (petit mal), los cuales apenas pueden ser percibidos por las personas de alrededor, siendo la única manifestación de la crisis epiléptica un parpadeo rápido o algunos segundos de mirada perdida con desconexión del medio; a este tipo de crisis epilépticas se les denomina ausencias y son relativamente frecuentes durante la infancia.

¿Cómo prevenir un ataque de epilepsia?

La principal meta u objetivo, tanto del médico como del paciente, es lograr el control absoluto de dicha enfermedad neurológica. Para esto es trascendental llevar un calendario, pues pueden descubrirse factores precipitantes y hasta crisis reflejas. Todo radica en establecer una buena educación sobre la enfermedad. Orientar al enfermo sobre los factores precipitantes que originan la epilepsia para, de ese modo prevenirla.

  1. Una vez que ocurra: acuesta a la persona en decúbito supino (boca arriba) en una superficie recta y con las piernas ligeramente elevadas o sentarlos para restablecer el flujo sanguíneo cerebral
  2. Aumenta la ingestión de sal
  3. No uses medicamentos con efecto hipotensores diuréticos, vasodilatadores, anticálcicos, ansiolíticos, Betabloqueadores no selectivos, simpaticolíticos que puedan ser causa de hipotensión postural sobreañadida.
  4. El uso de determinados medicamentos puede disminuir el número, frecuencia de las crisis o eliminarlas. Para poder alcanzar una calidad de vida optima, debes de contar con adecuados seguros médicos ante un ataque de epilepsia. Ellos te pueden ayudar a encaminar mejor tu problema de salud. Se sugieren las estrategias de tratamiento con monoterapia a menor dosis total. El uso del fármaco es según el tipo de epilepsia, ejemplo de ellos tenemos (carbamazepina, el Valproato de sodio, magnesio o calcio; la fenitoína, el fenobarbital, la primidona, benzonal, clonazepam, gabapentin entre otras muchas más.
  5. La cirugía puede eliminar algunas causas de epilepsia y disminuir o erradicar el número de crisis epilépticas.

Se debe estar claros y convenidos de las características de este padecimiento. Es por ello que contar con un seguro médico es una garantía ante los eminentes desenlaces que pueden ocurrir. Te sugiero asesorarte bien sobre el tema con especialistas de experiencia demostrada como nuestra empresa.

¿Qué hacer ante un ataque de epilepsia?

Cómo actuar ante un ataque de epilepsia: Si estas en presencia de una persona que está sufriendo un ataque de epilepsia, lo primero que debes de hacer es transmitir calma y serenidad.

  1. Acostar al paciente boca arriba y ladearle la cabeza para evitar la broncoaspiración.
  2. No meter nada en la boca
  3. Evitar que el paciente se golpee la cabeza
  4. Si demora más de 3 minutos en recuperarse llamar a emergencias médicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here