Un osteópata y un fisioterapeuta son dos profesiones que tienen un objetivo común, que es lograr el bienestar de nuestros músculos y huesos. Sin embargo, existen grandes diferencias entre ellos en cuanto a tratamientos, estudios y formación que es necesario distinguir.

Funciones de un osteópata

En primer lugar, vamos a comenzar hablando sobre los profesionales de la osteopatía. Su propio nombre indica que su campo de actuación son los huesos y el aparato locomotor en general, al igual que sucede con los fisioterapeutas. No obstante, la diferencia de enfoque entre ambas modalidades es más que clara. La osteopatía plantea el cuerpo humano como un conjunto integrado donde todo lo que sucede está relacionado entre sí.

Es decir, se trata a cada organismo de una forma holística y completa, buscando no solo en el punto de dolor o de mejoría, sino en todo el cuerpo humano. Así, para restaurar la armonía de todo organismo, la osteopatía se plantea tres vías de actuación: estructural, visceral y craneal.

La osteopatía estructural es aquella que trabaja problemas posturales o de movilidad en los pacientes. En el caso de la osteopatía visceral, el punto de mira está sobre la circulación sanguínea, así como sobre el correcto funcionamiento de todos los órganos. En tercer lugar, está la osteopatía craneal, que relaciona todos los huesos del cráneo con el sistema nervioso y en todo momento busca que haya una coordinación perfecta entre ellos.

Ahora bien, ¿cómo se trabaja en osteopatía? Lo cierto es que la forma de actuar es también manual (de ahí que muchas personas los consideren simples masajistas). Sin embargo, buscan trabajar sobre los tejidos blandos del organismo para intentar liberar energía y tensión acumulada en estas zonas y, así, mejorar todo el eje músculo-esquelético. También se caracteriza por no utilizar ningún tipo de fármaco o de medicamento adicional al tratamiento mediante las manos para liberar esa tensión.

Por último, destacar también que, generalmente, quienes se dedican a la osteopatía son fisioterapeutas que tienen como base los conocimientos de sus estudios universitarios y deciden ampliarlos más adelante con cursos específicos sobre esta materia. No obstante, en otros países cercanos, como es el caso de Reino Unido, las autoridades han decidido otorgar la importancia de grado universitario al estudio de esta disciplina. El resto de comunidades de la Unión Europea, de momento, siguen sin asumir este papel para la osteopatía.

Tratamientos de un fisioterapeuta

Una de las grandes diferencias que distingue a los fisioterapeutas de los osteópatas es que, actualmente, se reconoce esta profesión con un grado universitario específico en el ámbito de las ciencias de la salud. Esto le confiere una importancia superior por parte de las autoridades y también muestra que la sociedad acoge de una forma más fiable a este colectivo. Además, los fisioterapeutas son capaces de realizar diagnósticos por sí solos, sin la necesidad de otros profesionales médicos, y posteriormente decidir su tratamiento.

Además, relacionado con este aspecto anterior, cabe destacar que el servicio de salud público que tiene España cuenta con profesionales de la fisioterapia entre sus líneas. Y cuando un médico detecta algún problema que puede ser resuelto por ellos, los deriva directamente a su servicio. Esto, junto con la confianza de la sociedad en consultas privadas de fisioterapia, hace que el colectivo goce de un cierto prestigio entre las personas.

Sin embargo, lo fundamental para distinguir ambas disciplinas es que la fisioterapia no se centra en el cuerpo como un todo, sino que busca hechos puntuales. Por ejemplo, si tenemos una lesión corriendo y acudimos al fisioterapeuta, nos preguntará varias cuestiones sobre cómo se ha producido la lesión e implantará una rehabilitación específica relacionada con nuestro problema. Así, para cada tipo de lesión se lleva a cabo un tratamiento probado y una rehabilitación específica.

Por otro lado, hay que tener en cuenta otras herramientas que utilizan los fisioterapeutas. Si en el caso anterior hablábamos exclusivamente del trabajo manual, ahora también entran en juego otras técnicas diferentes. Entre ellas, cabe destacar la terapia con luz pulsada o la aplicación de frío o de calor en función del problema a tratar. También pueden aplicarse otras alternativas como es el agua como tratamiento o bien la electricidad.

Y ya para finalizar, cabe destacar que los fisioterapeutas no se enfocan en todo el eje músculo-esquelético, como sucedía con los osteópatas. Hoy en día, existen varias técnicas probadas para el tratamiento de pacientes neurológicos, con problemas cardiovasculares y también con deficiencias respiratorias. Al estar catalogada como una ciencia, esto significa que todas sus modalidades han sido probadas y se ha demostrado su eficacia, por lo que las personas que se someten a estos tratamientos suelen mostrar una mejoría considerable.

Como ha podido verse, la fisioterapia es un campo mucho más amplio que trata diferentes temas, mientras que la osteopatía es fundamental para complementar esta otra disciplina. Por ello, en función de las necesidades que tengamos como pacientes, podremos escoger entre alguna de ellas por separado o en conjunto para, así, conseguir mejorar nuestra salud corporal.

No obstante, además del reconocimiento del que goza la fisioterapia, la osteopatía no es una ciencia como tal y sus tratamientos no se han reconocido formalmente. Mientras en algunos países consigue hacerse un hueco, de momento en España únicamente sirve para complementar a la fisioterapia que, además del trabajo manual, puede aplicar otras técnicas que actualmente están muy de moda (electricidad, luz, hidroterapia, tratamiento con frío) por haberse demostrado su efectividad.

En definitiva, como hemos podido comprobar a lo largo del texto, un osteópata y un fisioterapeuta son especialistas distintos e independientes entre sí. Ambos buscan mejorar la vida de los pacientes y aliviar tensiones musculares, pero no lo hacen con los mismos tratamientos. Por eso, esperamos que este artículo haya servido para despejar las principales dudas que suelen tenerse sobre estos dos colectivos cuya función puede llegar a confundirse en varias ocasiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here