La planta de aloe vera es muy rica en propiedades curativas y, por ello, es interesante disponer de una en casa por la cantidad de usos que tiene. En este artículo explicaremos cuál es la composición de esta especie de aloe y cómo utilizarla para aliviar los síntomas causados por quemaduras provocadas por el sol. No obstante, recalcamos la importancia de contar con un seguro de salud para recibir atención médica urgente en casos graves y dolencias extremas.

¿Cuáles son las características del aloe vera?

Esta planta es una de las doscientas cincuenta especies de aloe que se conocen en el mundo y, de forma general, habita en zonas desérticas. Si adquirimos una para tenerla en casa y tratar problemas domésticos, tendremos la ventaja de no tener que estar cada día regándola porque, debido a su origen, se alimenta de muy poca agua.

Su característica principal se encuentra en los poderes que tiene el jugo que sale de sus hojas, que es utilizado como fin terapéutico para tratar muchos problemas de salud. Aunque recomendamos consultar siempre con el médico de cabecera para obtener la información más precisa, el aloe puede ayudar a solventar muchos trastornos que pueden aparecer en el organismo.

Podemos aplicarlo sobre la piel afectada, directamente de la planta o en geles y lociones específicas, además de tomarlo en forma de jarabe. El médico será el que debe aprobar su ingesta, en este último caso, para comprobar que no interfiere con otro medicamento que podamos estar tomando o que seamos alérgicos a la planta.

¿Qué propiedades presenta esta especie?

Son tantos los beneficios que aporta que es difícil enumeraros y explicarlos todos y, por ello, centraremos su atención en los más importantes. Esta planta regula el pH en el aparato digestivo, evitando así afecciones como úlceras o digestiones lentas. Destacamos también la acción positiva sobre afecciones en el aparato locomotor o respiratorio.

Para las personas con migrañas o jaquecas, algunos profesionales recomiendan la aplicación de un poco de su jugo sobre la zona afectada para que desaparezcan las molestias. También es útil para herpes labiales, irritaciones, osteoporosis, pies cansados, varices o reuma, entre otros muchos.

Además, cabe destacar que si inhalamos los vapores producidos al cocer las hojas de esta planta, mejoraremos la respiración, sobre todo si estamos resfriados, tenemos bronquitis o somos asmáticos.

Entre sus propiedades también encontramos su función coagulante, asegurando la colocación de plaquetas allí donde existen lesiones cutáneas. Por ello, es ideal para cortes, pero también para la rápida y efectiva cicatrización de heridas.

¿Por qué esta planta es tan buena para la quemadura de sol?

El alto contenido en aminoácidos que presenta esta especie proporciona la limpieza de las tres capas de nuestra piel y ese es el motivo principal por lo que la planta de aloe está especialmente indicada para cuidar cualquier quemadura de sol leve. Para ello, este tipo de aloe proporciona tres propiedades, sin importar el origen:

- Propiedades antiinflamatorias, ayudando a rebajar la inflamación de los tejidos afectados por las quemaduras.

- Propiedades analgésicas, aliviando la zona donde se aplique el gel o loción y proporcionando un efecto calmante efectivo en la lesión cutánea determinada.

- Propiedades cicatrizantes, aportando rapidez al proceso de recuperación.

Uniendo estas tres propiedades, podremos estar tranquilos porque, además de aliviar los síntomas del sol, estaremos previniendo infecciones gracias a sus vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales.

En el mercado podremos encontrar diferentes productos destinados al cuidado de la piel y fabricados con este tipo de aloe para calmar y tratar los síntomas de una exposición solar demasiado larga.

¿Cómo utilizar el aloe vera para tratar una quemadura del sol?

La planta de los primeros auxilios sirve únicamente para aliviar quemaduras de primer grado, es decir, las que afectan a la capa más externa de la piel. Debemos tener claro que si la quemadura es grave y nuestra piel presenta un aspecto quemado y enrojecido, deberemos solicitar una cita urgente con nuestro médico para hacer una revisión y comprobar el grado de quemadura.

Si confirmamos que se trata de una quemadura de primer grado, el primer paso será lavar la herida con agua durante unos instantes. Si en ese momento no pudiéramos utilizar agua, con un trapo húmedo o suero fisiológico también valdría. El paso siguiente será cortar una hoja de la planta, de ahí la importancia de adquirir una en casa siempre, y frotar con el jugo sobre la zona afectada con movimientos suaves y generosos.

En el caso de que optemos por la opción de comprar un ge de este compuesto, será imprescindible que revisemos en la etiqueta informativa que contiene entre un 80 % y un 100 % de aloe de calidad porque hay muchas tiendas que venden productos de baja calidad, con tan solo un 10 % de este elemento natural. Por último, solo tendremos que proteger la lesión para que cicatrice cuanto antes.

En conclusión, el aloe vera es una planta que contiene el remedio a muchas dolencias en el cuerpo y debemos confiar en su aplicación para obtener resultados satisfactorios.

La planta de aloe vera es muy rica en propiedades curativas y, por ello, es interesante disponer de una en casa por la cantidad de usos que tiene. En este artículo explicaremos cuál es la composición de esta especie de aloe y cómo utilizarla para aliviar los síntomas causados por quemaduras provocadas por el sol. No obstante, recalcamos la importancia de contar con un seguro de salud para recibir atención médica urgente en casos graves y dolencias extremas.

¿Cuáles son las características del aloe vera?

Esta planta es una de las doscientas cincuenta especies de aloe que se conocen en el mundo y, de forma general, habita en zonas desérticas. Si adquirimos una para tenerla en casa y tratar problemas domésticos, tendremos la ventaja de no tener que estar cada día regándola porque, debido a su origen, se alimenta de muy poca agua.

Su característica principal se encuentra en los poderes que tiene el jugo que sale de sus hojas, que es utilizado como fin terapéutico para tratar muchos problemas de salud. Aunque recomendamos consultar siempre con el médico de cabecera para obtener la información más precisa, el aloe puede ayudar a solventar muchos trastornos que pueden aparecer en el organismo.

Podemos aplicarlo sobre la piel afectada, directamente de la planta o en geles y lociones específicas, además de tomarlo en forma de jarabe. El médico será el que debe aprobar su ingesta, en este último caso, para comprobar que no interfiere con otro medicamento que podamos estar tomando o que seamos alérgicos a la planta.

¿Qué propiedades presenta esta especie?

Son tantos los beneficios que aporta que es difícil enumeraros y explicarlos todos y, por ello, centraremos su atención en los más importantes. Esta planta regula el pH en el aparato digestivo, evitando así afecciones como úlceras o digestiones lentas. Destacamos también la acción positiva sobre afecciones en el aparato locomotor o respiratorio.

Para las personas con migrañas o jaquecas, algunos profesionales recomiendan la aplicación de un poco de su jugo sobre la zona afectada para que desaparezcan las molestias. También es útil para herpes labiales, irritaciones, osteoporosis, pies cansados, varices o reuma, entre otros muchos.

Además, cabe destacar que si inhalamos los vapores producidos al cocer las hojas de esta planta, mejoraremos la respiración, sobre todo si estamos resfriados, tenemos bronquitis o somos asmáticos.

Entre sus propiedades también encontramos su función coagulante, asegurando la colocación de plaquetas allí donde existen lesiones cutáneas. Por ello, es ideal para cortes, pero también para la rápida y efectiva cicatrización de heridas.

¿Por qué esta planta es tan buena para la quemadura de sol?

El alto contenido en aminoácidos que presenta esta especie proporciona la limpieza de las tres capas de nuestra piel y ese es el motivo principal por lo que la planta de aloe está especialmente indicada para cuidar cualquier quemadura de sol leve. Para ello, este tipo de aloe proporciona tres propiedades, sin importar el origen:

- Propiedades antiinflamatorias, ayudando a rebajar la inflamación de los tejidos afectados por las quemaduras.

- Propiedades analgésicas, aliviando la zona donde se aplique el gel o loción y proporcionando un efecto calmante efectivo en la lesión cutánea determinada.

- Propiedades cicatrizantes, aportando rapidez al proceso de recuperación.

Uniendo estas tres propiedades, podremos estar tranquilos porque, además de aliviar los síntomas del sol, estaremos previniendo infecciones gracias a sus vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales.

En el mercado podremos encontrar diferentes productos destinados al cuidado de la piel y fabricados con este tipo de aloe para calmar y tratar los síntomas de una exposición solar demasiado larga.

¿Cómo utilizar el aloe vera para tratar una quemadura del sol?

La planta de los primeros auxilios sirve únicamente para aliviar quemaduras de primer grado, es decir, las que afectan a la capa más externa de la piel. Debemos tener claro que si la quemadura es grave y nuestra piel presenta un aspecto quemado y enrojecido, deberemos solicitar una cita urgente con nuestro médico para hacer una revisión y comprobar el grado de quemadura.

Si confirmamos que se trata de una quemadura de primer grado, el primer paso será lavar la herida con agua durante unos instantes. Si en ese momento no pudiéramos utilizar agua, con un trapo húmedo o suero fisiológico también valdría. El paso siguiente será cortar una hoja de la planta, de ahí la importancia de adquirir una en casa siempre, y frotar con el jugo sobre la zona afectada con movimientos suaves y generosos.

En el caso de que optemos por la opción de comprar un ge de este compuesto, será imprescindible que revisemos en la etiqueta informativa que contiene entre un 80 % y un 100 % de aloe de calidad porque hay muchas tiendas que venden productos de baja calidad, con tan solo un 10 % de este elemento natural. Por último, solo tendremos que proteger la lesión para que cicatrice cuanto antes.

En conclusión, el aloe vera es una planta que contiene el remedio a muchas dolencias en el cuerpo y debemos confiar en su aplicación para obtener resultados satisfactorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here