No te obsesiones con la tabla de crecimiento de tu bebé. El uso de estas tablas la realizan los pediatras porque no sólo valoran el crecimiento del bebé en sí, sino otros muchos factores.

Los papás, a menudo, suelen preocuparse mucho por las tablas de crecimiento y de si su hijo o hija está creciendo y engordando bien.

Las tablas de crecimiento son una fotografía de cómo es la población infantil: habrá niños altos, habrá niños bajos, los habrá más gorditos y, también, los habrá más delgaditos. El hecho de ser más grande o más pequeño, o de tener más o menos peso no tiene que ver con el estado de salud del niño. Lo que influye en el crecimiento del niño es el sexo, la edad, la genética (los niños que tienen papás más grandes, suelen ser niños más grandes). Que un niño esté en un valor u otro de la tabla no significa que tenga alguna patología.

¿Qué valora el pediatra en los niños? Hasta los dos años de edad se valora el peso, la talla y la circunferencia de la cabeza. A partir de los dos años se mide el peso, la talla y también la velocidad de crecimiento, a qué ritmo crecen los niños. El saber en qué sitio de la tabla están, es decir, en qué sitio de la curva de crecimiento están (percentiles), lo único que nos indica es cómo está el bebé respecto al resto de niños de su edad.

Lo que interesa a los pediatras es saber cómo está el niño respecto a sí mismo: cómo va creciendo el niño y cómo se va dibujando esa curva a partir de las visitas al pediatra. Cuando los pediatras miden y pesan un niño varias veces, lo que hacen es dibujar una curva de cómo va creciendo, pero, realmente, la curva aislada tampoco les dice toda la información ya que necesitan todo el historial clínico.

En algunas ocasiones veremos que el bebé enlentece el peso porque gana peso más lentamente que el resto de los niños de su percentil. Si no hay ninguna enfermedad y la exploración del niño está bien, hay que esperar un poco y ver si esta situación se mantiene o no.  Por ejemplo, los niños, cuando empiezan a ir a la guardería, se ponen malos muchas veces y suelen enlentecer su peso y su talla; pero eso no significa que luego no vayan a recuperarlo.

Otra de las cosas que preocupan a los papás es que durante el primer año de vida los niños suelen crecer muy rápidos y ganar mucho peso, y, a partir del año de vida, tanto el crecimiento como el peso se enlentecen. Esto es por razones biológicas ya que, partir del año de vida, el crecimiento de los niños se enlentece y hace que su apetito disminuya (a menor crecimiento, menor apetito).

Todos los niños tienen un crecimiento parecido hasta los 6 meses de vida. Es a  partir de esta etapa cuando el crecimiento empieza a diferenciarse, aunque hasta los dos o tres años de vida el crecimiento viene influenciado por los factores prenatales.

Finalmente, te recordamos que el uso de las tablas de crecimiento la realizan los pediatras porque no sólo valoran el crecimiento del bebé en sí, sino también la exploración del niño y la historia clínica. Si el pediatra te indica que el bebé está perfectamente, lo mejor es que disfrutes de esta etapa tan maravillosa.

Entra ya en isalud.com, portal líder en España asesoramiento de seguros médicos, y contrata tu seguro de salud, para ti y para toda tu familia. Tienes la posibilidad de contratar el seguro médico que mejor se adapte a tus necesidades ya que tienes diferentes tipos de seguros de salud como los DKV modulares o el DKV integral élite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here