El consumo de azúcar puede disminuir a largo plazo nuestra calidad de vida y ser la causante de muchos problemas de salud.

Varios estudios determinaron que el consumo frecuente de azúcar es la causa de más de 35 millones de muertes a nivel mundial cada año. Aparte de estar altamente vinculada con la aparición de diabetes, también está relacionada con el desarrollo de otros problemas crónicos como el cáncer (de pecho, de ovarios, de próstata y de recto). Aparte de estas patologías, el exceso de consumo de azúcar contribuye a:

  • Exceso de peso y obesidad
  • Envejecimiento prematuro de nuestra piel y aparición de acné.
  • Menor absorción de calcio y de magnesio
  • Fatiga
  • Disminución de energía y capacidad de construir músculo
  • Enfermedades cardíacas por el aumento de los niveles de triglicéridos.
  • Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa
  • Osteoporosis
  • Infecciones por hongos o candidiasis
  • Depresión
  • Enfermedades dentales (caries) y de las encías

No hay que eliminar al 100% la ingesta de azúcar o fructosa de nuestra dieta, pero sí que hay que considerar reducirla de la dieta o buscar opciones más saludables. El problema aparece cuando abusamos a diario de él tomando dulces, postres, refrescos, zumos envasados, batidos, etc.

Es muy importante recordar que el azúcar está presente en muchos de los alimentos que consumimos a diario: tortas, dulces, galletas, postres, algunos cereales, panes, o salsas, entre otros. Por ello, cuando queramos disminuir su ingesta, habrá que tenerlos presentes y leer el etiquetado de los productos.

7 consejos prácticos para reducir el consumo de azúcar:

¿Sabíais que los azúcares tienen muchos nombres diferentes? La Organización Mundial de la Salud, aparte de alertar sobre el consumo de azúcar, advierte de las consecuencias que puede acarrear el exceso de otros productos refinados como la sucrosa, la glucosa y la fructosa.

Para reducir los azúcares añadidos de la dieta se aconseja:

  • Beber agua u otras bebidas sin calorías.
  • Elegir zumos o jugos que sean 100% fruta.
  • Ingerir cereales de desayuno bajos en azúcar.
  • Elegir variedades reducidos en azúcar de siropes, mermeladas, gelatinas y conservas.
  • Tomar fruta fresca de postre en vez de pasteles, helados, dulces, etc.
  • Comprar fruta preparada envasada en agua o zumo y no almíbar.
  • Entre horas, en vez de picar dulces y galletas, tomar vegetales, frutas, queso bajo en grasa, etc.

Finalmente, recordaros que los niños con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad que aquellos con un nivel bajo. Por ello, te animamos a que tu y tu familia reduzcáis su consumo y a prescindáis de él optando por alternativas un poco más saludables.

En iSalud.com, portal líder en España asesoramiento de seguros médicos,  te ofrecemos la más amplia variedad de seguros médicos, todos ellos con la máxima calidad, con un amplio y prestigioso cuadro médico, y sin listas de espera. La máxima calidad a tu alcance, sin incómodos plazos de espera, para que disfrutes de la máxima tranquilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here